Pisar la calle tras seis semanas sin salir de casa

I.M.L.
-

Las familias arandinas aprovecharon la mañana del domingo para dar su primer paseo, cumpliendo en su mayoría las normas impuestas, después de más de 40 días tras la autorización de salir a los menores de 14 años

Pisar la calle tras seis semanas sin salir de casa

Las familias arandinas aprovecharon la mañana del domingo, en previsión de las más que probables tormentas vespertinas, para que los menores de 14 años saliesen a dar un paseo o hacer algo de ejercicio tras aguantar el confinamiento de las últimas seis semanas. De manera escalonada, pero más notable a partir de media mañana cuando la temperatura era más agradable, se veía por las calles de la ciudad a los pequeños vecinos acompañados de sus padres, algunos con los dos progenitores, llevando sus patinetes, patines y bicicletas pero los más andando. El uso de mascarrillas, aunque no es obligatorio, era la tónica general. Incluso la Policía Local ofrecía estos elementos de protección a aquellos que no los llevasen puestos.

Los primeros momentos en la calle eran más de incertidumbre que de euforia. Muchos niños se mostraban algo recelosos al salir de casa pero, con el paso de los minutos, se soltaban y empezaban a correr o saltar sin alejarse de sus padres. Se daban situaciones curiosas como que, al cruzarse con compañeros de clase, tenían tan interiorizada la distancia de seguridad que se saludaban en la distancia, de acera a acera.

Debido a el importante número de caminos rurales que circundan la capital ribereña, aquellas familias que contaban con alguno en un radio de un kilómetro desde su casa optaban por pasear por la naturaleza en vez de quedarse en el asfalto y aceras urbanas. De ahí que muchos de esos caminos registrasen un tránsito que llevaba semanas sin verse. Eso sí, nada de hacer corrillos, saludos desde lejos y manteniendo la distancia de seguridad. 

Pisar la calle tras seis semanas sin salir de casaPisar la calle tras seis semanas sin salir de casa

Pisar la calle tras seis semanas sin salir de casa
Pisar la calle tras seis semanas sin salir de casa