Seprona investiga el vertedero ilegal de Ameyugo

R.C.G
-

La localidad ha tenido que terminar pagando a una empresa de gestión de residuos para quitar una montaña en la que había desde neumáticos a colchones y que ha estado más de una semana en la calle

Seprona investiga el vertedero ilegal de Ameyugo

Ameyugo se expone a una posible sanción económica por el vertedero ilegal que durante más de una semana ha presidido el centro del pueblo y en el que los vecinos habían arrojado desde neumáticos a colchones parcialmente quemados. La montaña de residuos ya ha sido retirada, pero antes una patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil estuvo en la localidad para comprobar la veracidad de los hechos denunciados por algunos vecinos y de los que se hizo eco este medio.

El vertedero se originó por el mal uso del servicio de recogida de enseres que ofrece la Diputación, al que es necesario avisar telefónicamente cuando se va a desechar un mueble para pactar un día de recogida. En este caso, hubo quienes aprovecharon para hacer limpieza en sus casas y deshacerse de todo tipo de objetos, muchos de los cuales no se pueden tirar a un contenedor común sino que precisan un gestor especializado. Cuando el camión de la Diputación llegó al pueblo, se negó a retirar la pila de residuos que se encontraba a pie de la carretera, justo frente al bar, entre otros motivos porque no tiene autorización para llevarse algunas de las cosas que habían sido tiradas en la vía pública.

Después de más de una semana con la montaña en el centro del pueblo y tras la noticia publicada por DB, el alcalde se vio obligado a tomar cartas en al asunto. La primera medida fue emitir un bando para suspender el servicio de recogida de enseres debido al evidente incumplimiento de la normativa y evitar así nuevos problemas en el futuro. Pero la solución a la montaña de basura tardó en llegar unos días más, aunque el regidor aseguraba apenas unas horas más tarde que ya se había retirado. En realidad lo que se hizo fue quitarla del céntrico lugar en el que estaba y distribuirla temporalmente por otras zonas más apartadas del pueblo para ganar tiempo.

La Diputación se ha acabado llevando los enseres aunque para el resto de residuos ha sido necesario contratar a una empresa especializada en su gestión y que la tarde del jueves se llevó definitiva las ruedas, defensa de coches, tablas, lámparas... "Hemos tenido que pagar con dinero municipal un problema que no hemos generado nosotros. Como no sabemos quiénes han sido los que han tirado cada cosa, lo mejor es suspender el servicio para que no vuelva a suceder lo mismo", aseguraba el alcalde, molesto con la irresponsabilidad vecinal y con la repercusión del suceso.

Sin embargo esta actuación puede haber llegado tarde porque para entonces el Seprona ya había estado en el municipio levantando acta de la presencia de residuos no autorizados en las calles. Según testigos presenciales los agentes tomaron fotos y hablaron con algunos vecinos para recabar datos. Ahora habrá que esperar la resolución del expediente para saber si los hechos quedan impunes o si Ameyugo tiene que pagar una multa por su mala gestión