La concesionaria de la ORA cobrará un 15% más por la recaudación

I. Elices / Burgos
-
Eyssa ha firmado el nuevo contrato por un periodo de ocho años. - Foto: Jesús J. Matías

Una 'propina más alta'. Al canon de 1.350.000 euros sumará 190.000 más si los ingresos de 2012 se mantienen parejos este año.

Es cierto que el Ayuntamiento -los habitantes de Burgos- algo sí se va a ahorrar, a priori, con el nuevo contrato de la ORA que acaba de ser de nuevo adjudicado a la empresa Eyssa. Pero no tanto como había trascendido. Y es que la adjudicataria no solo cobrará el canon anual de 1.350.000 euros que figura en el contrato. A esa cantidad habrá que sumar el 20% de la diferencia entre la recaudación total -dinero de los tiques- y ese canon, que es una de las nuevas condiciones contractuales.
Tomando como base los 2,3 millones de euros que los burgaleses se dejaron en la zona azul en el año 2012, el cálculo es sencillo. Al canon hay que sumarle 200.000 euros más , con lo cual la empresa percibirá al final del año -si se mantiene la recaudación-  1.540.000 euros.
En el contrato vigente hasta la reciente adjudicación, la empresa solo percibía un 5% de la diferencia entre la recaudación y el canon. Ahora, los conceptos variables aumentan, por lo que no se sabe a ciencia cierta cuál será la liquidación total a favor de la adjudicataria al final del año.
La empresa, según los datos que maneja el concejal de Hacienda, Salvador de Foronda, cobró un canon de 1.713.000 euros en 2011, al que habría que añadirle los 28.950 euros procedentes de su participación en la recaudación, con lo que en total la concesionaria se embolsó 1.741.950 euros.  Al restar de esta cantidad los 1.540.000 euros que previsiblemente cobrará la concesionaria en 2013, da como resultado lo que se ahorra el Consistorio con el nuevo contrato, 200.000 euros, un 10% menos que antes. Si sube la recaudación en 2013 respecto al año pasado la cantidad para la empresa será superior. Si disminuye, el importe a favor de la adjudicataria será menor.  Si se toma en cuenta solo el canon, según subraya De Foronda, el Ayuntamiento paga a la empresa un 21% menos. Por tanto no cabe hablar de un ahorro de 1,2 millones de euros o de 600.000, que fueron las cifras que manejó en un principio el Consistorio al presentar la adjudicación del servicio.
El Consistorio tiene superávit en la gestión de este servicio, que será de unos 700.000 euros si se mantienen las cifras de ingresos de los últimos años. Razón por la cual el PSOE ya solicitó que se bajará el precio de la zona azul a los usuarios, algo que en principio no ocurrirá. Lo que sí figura en el contrato es que los primeros 10 minutos serán gratuitos, pero después de introducir la moneda en el parquímetro.
De las 7 empresas que se presentaron al concurso, dos han acudido al Ayuntamiento para interesarse por el expediente de resolución, «ya que la adjudicataria obtuvo 40 puntos sobre 40 en el apartado de criterios técnicos». La siguiente obtuvo solo 22,5.
La adjudicataria se compromete a cambiar con el nuevo contrato -de 8 años- todos los parquímetros. Además, instalará paneles que indicarán qué plazas están disponibles para los conductores. En las zonas de carga y descarga se instalarán sensores para comprobar que los vehículos estacionados no superan el peso permitido. Y controlarán cuántas horas pasa un coche en estos sitios.