Paco Arana novela la historia de la saga tabernera de El Patillas

R. Pérez Barredo / Burgos
-

Elías, Baldomero y Amando Quintano. Abuelo, hijo y nieto. Los cien años de historia de la cantina más famosa de Burgos podrán leerse en un libro

Este es uno de los dibujos que ilustrarán el libro. Dice de él su autor, Carlos Gómez, «que hay entrar por la puerta». - Foto: Carlos Gómez

Muchas horas de largas conversaciones, salpicadas con el rasgueo nostálgico de una guitarra o el llanto armónico de un laúd, con el chin chin de los vasos, con el parroquiano que entra y saluda, con la aparición de las chicas guapas que tan rumboso le ponen a Amando, que siempre endulza el rostro y exhibe esos ojillos entre pícaros y tiernos. Muchas horas charlando, cantando, bebiendo entre guiños y confidencias, han dado como resultado una historia fabulosa. Durante días, semanas y meses, el guitarrista Paco Arana y Amando Quintano, el tabernero más famoso del mundo, han conseguido hacer lo que nadie había logrado realizar antes: poner negro sobre blanco el relato de la saga hostelera más simpar de Burgos. La historia de El Patillas, el templo de referencia de la noche burgalesa desde hace un siglo, taberna postinera, cobijo de almas noctámbulas, academia de música y de gramática parda, destino fijo de exiliados de la noche y de la vida, la casa de todos, el lugar en el que, muy a menudo, se producen milagros que celebran la amistad y la vida.
«Ha sido muy especial escribirlo, porque he pasado ratos muy buenos con Amando. Podríamos decir que lo hemos escrito al alimón, mano a mano. Y ha estado de acuerdo en casi todo, a pesar de haberme contado cosas muy íntimas y episodios oscuros de la vida de su familia. Me ha abierto su memoria y su corazón», asegura el guitarrista, que ya ha dado muestras de su genio literario componiendo canciones flamencas pero que en esta obra, que ha titulado La verdadera historia de El Patillas, un largo relato novelado, alcanza su máximo esplendor. Menudo escritorazo que es Paco Arana, dueño de un pulso narrativo estupendo y de un prosa rica y certera.Elegante. Amando, el tercero de esta generación de Patillas, está muy ilusionado con la obra, que verá la luz en unos meses y que estará ilustrada magníficamente por Carlos Gómez, dibujante y escritor que es puro talento cuando se pone manos a la obra.
«El libro ha quedado estupendo, está muy bien. ¡Y es un relato verídico!», cuenta, entusiasmado, Amando. «¿No ves que este es el mejor negocio del mundo? ¿Que la gente viene a Burgos a ver la Catedral y a visitar El Patillas?», insiste el cantinero, que no duda en apostillar otra de las virtudes del centenario establecimiento que regenta desde hace tres décadas con esa mueca suya tan picantona y tan sabia: «Y un harén, ¡un harén!».
Con prólogo del escritor Félix Alonso Camarero, la obra narra la epopeya de los Quintano desde que Elías, el fundador, llegara a Burgos en 1912, pasando por Baldomero, el hijo de éste, y llegando al gran Amando, el último de la estirpe, el Patillas que hoy mantiene abierto el mítico local y que espera a septiembre para hacer las gestiones para que sea declarado Bien de Interés Cultural. La obra no sólo es la historia de esta familia, sino también de esta ciudad, un verdadero retablo por el que desfilan personajes que han ayudado a construir la leyenda del lugar. Quizás, cuando ya esté el libro en las librerías y la declaración de BIC en marcha, Amando pueda jubilarse y mandarnos definitivamente a todos «a la puta calle».