scorecardresearch

De la leyenda a las 108.000 pesetas del año 1988

H.J.
-

Hacía 33 años que no se planteaba la entrega de la Llave de la Ciudad a ninguna de las personalidades de excepción que han visitado las tierras del Arlanzón

En 1988 Peña entregó una llave igual que la actual al coronel de la Academia de Ingenieros, con motivo de su marcha. - Foto: DB

Desde el Gabinete de Alcaldía explican que al encargar la Llave de la Ciudad no encontraron «antecedentes cercanos», y lo cierto es que hacía 33 años que no se planteaba la entrega de esta pieza a ninguna de las personalidades de excepción que han visitado las tierras del Arlanzón.

La referencia más reciente que puede encontrarse en el Archivo Municipal data de 1988, cuando una delegación burgalesa se desplazó a la localidad francesa de Loudun para participar en los actos de hermanamiento con la ciudad natal de San Lesmes e hizo entrega de la llave. 

El entonces alcalde, José María Peña, firmó un decreto acordando el pago de 108.000 pesetas en favor de la Joyería Vélez. Ahora ha sido ConRey, empresa especializada en regalos de protocolo con motivos históricos burgaleses y donde conservaban el molde, quien ha elaborado el trabajo. Lo ha hecho con precios actualizados al alza, porque los 649 euros de 1988 se deberían haber limitado, si aplicamos la inflación acumulada desde entonces según los datos del INE (un 157%), a los 1.667 euros y han sido bastantes más.

Legendaria llave del Castillo, supuestamente medieval, que se conserva en una vitrina en el Arco de Santa María. Legendaria llave del Castillo, supuestamente medieval, que se conserva en una vitrina en el Arco de Santa María. - Foto: Alberto Rodrigo

Dos años antes, en 1986, también Peña entregó la llave al coronel de la Academia de Ingenieros. Curiosamente no lo hizo con ningún motivo gozoso, sino durante la despedida de la ciudad de esta rama del ejército y mientras el regidor clamaba contra la orden de marcha.

Varios siglos atrás, cuenta la leyenda que la pieza que abría las puertas del Castillo fue entregada a los Reyes Católicos cuando rindieron la fortaleza. La presunta llave se conserva en una vitrina en el Arco de Santa María. Cuenta sobre ella el historiadora René Payo que fue donada a la ciudad por Enrique Vera Sancha, «en cuya familia había permanecido desde tiempos inmemoriales, teniéndose por tal».