scorecardresearch

Los otros adversarios de la Arandina

J.A.D.C.
-

La siguiente fase coloca, a falta de disputar la última jornada de liga regular, a La Virgen del Camino, Bembibre o Tordesillas como posibles rivales para el conjunto ribereño

El técnico de la Arandina Álex Izquierdo durante uno de los encuentros disputados esta temporada frente al Real Burgos - Foto: Christian Castrillo

La victoria del domingo en El Montecillo frente al Real Burgos supuso la clasificación matemática de la Arandina para la disputa del sector intermedio esta temporada. También, para asegurarse de eludir el «castigo» de poder terminar en séptima posición la liga y tener que luchar a posteriori por salvar la categoría.

Un escenario que le abre ahora la posibilidad de retomar la lucha por el ascenso a 2ª RFEF el curso que viene, pero también un punto para el que tendrá que afrontar, en lo sucesivo, una nueva liguilla de clasificación junto a otros cinco compañeros de viaje primero (donde deberá terminar entre los dos primeros), y una serie de eliminatorias de play off después.

Ahí coincidirá el conjunto de Álex Izquierdo con equipos de la talla de La Virgen del Camino, Atlético Bembibre o Mirandés B. Clubes todos ellos clasificados para el siguiente sector de la competición día de hoy, y a los que se podrían unir todavía tanto el Atlético Tordesillas o La Bañeza en el subgrupo A (los vallisoletanos se miden en la última jornada de liga a La Virgen del Camino en León y La Bañeza en tierras palentinas al Becerril), como el Real Ávila o el Almazán en el caso del B (el conjunto abulense viajará el domingo a Miranda y el Almazán recibirá en casa al Seat Arlanzón).

En total dos plazas en juego aún para cuatro contendientes, pero un escenario de incertidumbre que, pese a todo, no preocupa en exceso al técnico de la Arandina. Y no lo hace porque para éste, su principal prioridad sigue siendo su equipo y volver a recuperar las prestaciones sobre el terreno de juego vividas hace ya varias jornadas y recuperadas en parte en la victoria del domingo ante el Real Burgos.

Una mejora que tiene que servir a sus pupilos para recobrar confianza y «seguir sumando» para «estar lo más arriba posible» de cara a esa segunda fase, pero también como acicate para mantener viva la esperanza del ascenso. «La temporada aún no ha terminado ni mucho menos para nosotros», ha reconocido. «El equipo sigue teniendo hambre y ya ha sabido levantarse en varias ocasiones a lo largo del año». Toda una declaración de intenciones.