Investigan una agresión que dejó inconsciente a un joven

I.E.
-

La Guardia Civil busca a los autores tras una pelea multitudinaria de personas de fuera en las fiestas de Ibeas de Juarros, hace diez días

Investigan una agresión que dejó inconsciente a un joven

Daban casi las 5 de la madrugada del pasado 28 de septiembre en Ibeas de Juarros cuando se organizó una pelea entre varias personas  en el párking donde estaba situada la carpa en la que se celebraron las verbenas de las fiestas de San Miguel Arcángel. Según pudieron observar los vigilantes de seguridad contratados para el evento, una patada voló para impactar en la cabeza de un joven de 20 años, que cayó fulminado al suelo, se golpeó la cabeza y quedó en estado inconsciente. Ese mismo día -antes de comer-, según confirman fuentes de la Guardia Civil, recuperó el sentido en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario, donde fue trasladado en ambulancia.
La Benemérita abrió ese mismo día una investigación para tratar de averiguar las circunstancias en que se produjeron los hechos y a fin de descubrir al autor o los autores de la agresión, cosa que todavía no ha sucedido. Los agentes se han entrevistado con vigilantes de seguridad, testigos que se hallaban en la escena, etc.
El alcalde, José Ignacio Colina, situó la agresión «como un hecho aislado», dentro del clima de «tranquilidad» en que transcurrieron las fiestas de la localidad. Aseguró que  «la pelea» -de la que él no tiene constancia de que fuera multitudinaria- se produjo entre personas de fuera del pueblo, «tanto autores como víctima». De hecho, explica que «al parecer los chavales habían quedado en las fiestas para pegarse», algo que investiga el Instituto Armado.
El día 27 de septiembre acudieron «muchos» forasteros a Ibeas de Juarros, «en coches particulares, no en autobuses», agrega el regidor municipal. Los vigilantes de seguridad, cinco, hubieron de emplearse a fondo para separar a los contendientes y para formar un perímetro en torno a la víctima, a la que colocaron en posición de seguridad para salvarle la vida. Y es que tras la caída al suelo del chaval algunos se acercaron para «cogerle como un saco de patatas».