Edificios municipales cerrados y buses parados

J.M.
-

La decisión del Ayuntamiento permanecerá vigente hasta, al menos, el 26 de marzo y persigue «fomentar el aislamiento social de los burgaleses». Junto al cierre de guarderías o cívicos se prohíbe cualquier acto con público

Cierran decenas de edificios municipales y paran los buses - Foto: Jesús J. Matías

El alcalde, Daniel de la Rosa, emitió ayer un bando sin precedentes en la historia reciente de la ciudad. El riesgo a que la expansión del coronavirus pueda «saturar el sistema sanitario» y la necesidad de «proteger a la población más vulnerable» obligó ayer al regidor de la ciudad, a instancia de la Junta de Castilla y León y con el «consenso unánime» de todos los partidos políticos, a ordenar el cierre masivo e inmediato de decenas de instalaciones municipales en las que no se prestan servicios ordinarios al administrado. Es decir, a detener la actividad en guarderías, centros cívicos, polideportivos, bibliotecas y en edificios de gran tránsito de personas como, por ejemplo, el Fórum Evolución, el albergue de peregrinos, los centros de barrio o de mayores o la antigua estación de tren. El objetivo, tal y como se recoge en el documento institucional, no es otro que el de «promover cambios temporales en nuestros usos y costumbres en el sentido de fomentar el aislamiento social de todos los burgaleses y burgalesas». Una medida que será de aplicación hasta, «al menos, el 26 de marzo» y a la que se suma, desde hoy y con los mismos plazos de vigencia, la «suspensión» de todas las líneas de autobús urbano.

El primer edil, que aclaró también que la administración no se parará (seguirá abierta la Casa Consistorial y otras dependencias para la realización de trámites), compareció ante los medios de comunicación para trasladar un doble mensaje. Por un lado detalló el cierre de las instalaciones municipales y anunció la suspensión de las autorizaciones para todas las actividades programadas tanto en el interior de recintos municipales como en la vía pública y «que supongan o faciliten la agrupación de personas». Por otro, apeló a la «responsabilidad individual» de los burgaleses ante una situación excepcional.

Comenzó su discurso afirmando que «es muy importante afrontar esta crisis sanitaria global desde la máxima responsabilidad, adoptando las medidas de prevención necesarias que nos trasladan las autoridades sanitarias y lo debemos de hacer todos y cada uno de nosotros». Porque, tal y como añadió, «es la única manera de evitar que se agrave la situación actual, de que se propague este contagio y de evitar que se colapsen los servicios sanitarios, las urgencias médicas y, por supuesto, las unidades de vigilancia y control intensivas para el tratamiento de aquellas personas que realmente necesitan de una hospitalización».

Tras recordar que «el riesgo está en la propagación y en el colapso de los servicios de UCI y UVI», De la Rosa pidió, «por favor», a los burgaleses que, durante las próximas semanas, «cambien sus hábitos sociales» y «eviten acudir a concentraciones multitudinarias, reunirnos innecesariamente con mucha gente y, en la medida de lo posible, hacer vida social».

(Más información, en una treintena de páginas en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)