CyL reclama que la desescalada comience por zonas rurales

SPC
-

El presidente de la Junta asegura que «es injusto penalizar a los pueblos y municipios porque haya casos en las áreas urbanas y grandes ciudades»

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, durante la reunión telemática de presidentes con Pedro Sánchez.

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, defendió ayer ante el Gobierno de España que «la desescalada debe empezar por el mundo rural, en zonas básicas de salud sin casos» o con una tasa de incidencia por debajo del 1. «Hay que intentar abrir el mundo rural, la España vacía», dijo en una comparecencia tras la reunión por videoconferencia de las autonomías con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Fernández Mañueco explicó que la desescalada, la denominada ‘operación salida’, se produzca «de forma gradual, asimétrica y coordinada» y reclamó «esfuerzos para que nos informen» porque «es necesario unanimidad, un criterio común en ese sentido», según informa Ical.
El máximo mandatario autonómico recordó que Castilla y León tiene 94.000 kilómetros y «es injusto penalizar al mundo rural porque haya casos en las áreas urbanas y grandes ciudades». «La España vaciada sin casos no debe estar confinada», dijo. El líder del Ejecutivo autonómico afirmó que es precisó «implementar criterios para limitar la movilidad en las zonas, y llamar a la responsabilidad individual» para acometer la desescalada en estas zonas.
Mañueco incidió en que es precisa una planificación de la desescalada y remarcó que trasladó a Pedro Sánchez que «el marco geográfico sea inferior al de la provincia». «Entendemos que debe ser la zona básica de salud, porque es donde hay mayor capacidad de controlar la epidemia», dijo, para comentar que esos centros de control epidemiológicos permiten una mayor implicación de los alcaldes, las residencias de mayores o los empresarios para poder controlar la extensión de la epidemia. «Es un sistema más eficaz, justo y eficiente e implica a los ayuntamientos, residencias y empresas», dijo.
El presidente insistió en que necesitan «certidumbres en la planificación de la desescalada para que familia y empresa puedan hacer previsiones en el futuro». «Es algo fundamental para la desescalada contar con criterios homogéneos para toda España, pactados con las autonomías» que después se puedan aplicar «en el momento y la forma de la mano» de las comunidades «en cooperación con el Gobierno», razonó durante su intervención.
Propuestas de CyL

Los criterios planteados desde la Comunidad, precisó, son la ausencia de nuevos casos o en la tasa de incidencia por debajo de uno, junto a la mayor capacidad de la trazabilidad del contagio y aislamiento rápido, stock de equipos individuales, disponibilidad de camas en UCI y planta y protección comunitaria con medidas de aislamiento social. Mañueco consideró asimismo «conveniente y adecuado»” el planteamiento del presidente de sostener las capacidades sanitarias, las hospitalarias en las UCI extendidas y reforzar Atención primaria.  No obstante, también recalcó que en «no se trata de salir antes que nadie, se trata de salir con seguridad y certidumbre».
El presidente de la Comunidad también aclaró que exigió al Gobierno que aclare el uso de las mascarillas, «si son necesarias o no, qué tipo y quien tiene que dotarlas, y cuánto deben durar». «Hay que aclararlo», dijo, para exigir de nuevo que se elimine el IVA sanitario para estos medios de protección.
Sectores críticos

Mañueco, quien criticó al Ejecutivo por enterarse cada sábado de los anuncios de decisiones «informes, sin contar con las autonomías y sus reflexiones», exigió, que no se demonice a determinados sectores del país, como el turismo, la hostelería y el comercio. Al respecto, apostó por «un esfuerzo» para que en la desescalada todos tengan capacidad de incorporarse a la vida económica lo antes posible, antes del verano. 
En este sentido, apeló a que los ayuntamientos flexibilicen los criterios de funcionamiento para la «hostelería y comercio» limitando aforos o facilitando negocios telemáticos, para que su apertura sea más fácil en las zonas de salud, garantizando la distancia social.