Se oponen a la apertura de la cantera Piedra de Poza

S.F.L.
-

Las localidades de Poza de la Sal, Castil de Lences y Cernégula preparan las alegaciones contra el proyecto de investigación geológico por los efectos negativos que creen que provocará en el entorno

Zona para la que se ha pedido el permiso de investigación.

Varios pueblos burebanos, ubicados en las proximidades del perímetro donde la empresa Canteras Villarias Lezcano procederá a realizar una investigación sobre los recursos de piedra natural existentes, se oponen totalmente a la actuación. Las localidades de Poza de la Sal, Castil de Lences y Cernégula preparan ya las alegaciones pertinentes en contra del estudio y de la posible construcción de una cantera. Merindad de Río Ubierna se ha adelantado y ya ha entregado sus argumentos en la Junta.
Los alcaldes temen por las consecuencias que una explotación minera pueda traer a la zona, tanto ecológicas como de convivencia.  El regidor de la villa salinera, José Tomás López, no se muestra partidario de que se abra una cantera cerca del término municipal. Ha mantenido una reunión con el empresario y afirma que lo único que le trasladó fueron los «parabienes» que se generarán. Le habló de puestos de trabajo y de impuestos de los que se beneficiará la localidad. «No me convenció», manifiesta el primer edil. 
A la pedanía pozana de Castil de Lences las noticias llegaron como por arte de magia. Ninguna persona vinculada a la promotora del proyecto de investigación les otorgó algún tipo de información. Víctor Mendieta, regidor del pueblo, se puso en contacto con la empresa y «no sacó» ni una idea que pudiera resultar «beneficiosa» para los vecinos. 
La realización de la cantera conllevará la «expropiación» de fincas, y eso generará una «pérdida importante de ingresos» a  la población. Lo mismo ocurrirá con el coto de caza, dos de las fuentes económicas que favorecen a la pedanía. 
«No queremos ni olerlo». Así de tajante se muestra el primer edil de Cernégula cuando este periódico le ha preguntado sobre la posible instalación de una explotación minera de piedra en las inmediaciones de su localidad. 
Se enteró el lunes de las intenciones de la empresa y, aunque existiera alguna rentabilidad para el pueblo, «se seguirán manteniendo en contra», sentencia. Los tres ayuntamientos tienen previsto redactar las alegaciones y entregarlas durante los 15 días que durará el periodo de exposición publica del proyecto.
Todos los regidores de los pueblos mencionados están de acuerdo en que las actuaciones afectarán de múltiples maneras a los ciudadanos y al turismo. «Nuestras carreteras se llenarán de maquinaria pesada, los acuíferos pueden contaminarse, el ruido y el polvo resultarán incómodos», exponen. Además, muchas especies animales verán «alterado su hábitat», añaden. Algunos de estos lugares luchan de manera muy activa en atraer visitantes a la comarca y Mendieta se pregunta «¿quién querrá conocer la zona si no habrá más que ruido y camiones?». 
Sin embargo, la regidora de Abajas, otra de las poblaciones ‘afectadas’, considera que lo más lógico será informarse sobre los «inconvenientes» que puede acarrear el levantamiento de la cantera, pero primero quiere conocer en qué «repercutirá» la investigación.
Aunque inicialmente se habló de la posibilidad de que la apertura de la cantera tuviera algo que ver con la construcción de la alternativa Oeste de la línea del AVE entre Burgos y Vitoria, que atravesaría de lleno La Bureba, fuentes oficiales de la promotora lo «desmienten» fuentes de la promotora, que afirman que el interés de la instalación es la de sacar en un futuro «piedra caliza para su venta en todo el panorama nacional». 

LA EXPLOTACIÓN PRETENDE COMENZAR A TRABAJAR EN AGOSTO DE 2020.

La empresa Canteras Villarias Lezcano, promotora del proyecto de investigación geológico minera Piedra de Poza, quiere comenzar a trabajar en la cantera en agosto de 2020. A pesar de que algunos de los municipios donde se ubicará el estudio se muestran en contra del levantamiento de la explotación, fuentes de la compañía aseguran que «no resultará perjudicial» para el medio natural ya que la piedra se extraerá con «medios mecánicos sin utilizar dinamita ni productos químicos». Asimismo añaden que una cantera de piedra probablemente sea la explotación «más ecológica» que existe.
El permiso de investigación se encuentra en exposición pública, y una vez que se apruebe definitivamente, comenzarán los trabajos de estudio, que consistirán en realizar varias perforaciones de unos 20 metros de profundidad a lo largo del terreno. El objetivo de las labores de investigación se centrará en distintos recursos de piedra natural para la construcción tales como rocas carbonatadas ornamentales y otras sedimentarias existentes en el perímetro. 
También se estudiarán otros recursos geológicos-mineros como arenas y minerales industriales o cualquiera que se considere de interés para la empresa de forma que pudiese diversificar y completar su actividad industrial en un futuro. «Tenemos bastante idea de lo que nos vamos a encontrar aunque dependemos mucho de la suerte. Hasta que no se realicen los agujeros no sabremos nada», declaran.
La empresa no considera excesivos los 120.000 euros de inversión final. Lo que sí pueden afirmar es que se generarán «puestos indirectos» de trabajo una vez que los bloques de piedra que saquen se vendan a empresas constructoras de toda España. Para trabajar en estas explotaciones se requiere una formación especializada.