Sin clase 40.000 alumnos de colegios y UBU

B.G.R.
-

Los profesores y el personal de servicios deberán ir a los centros. Se seguirá la actividad docente de forma telemática. En principio, no tendrán que volver a las aulas hasta el 26 de marzo

Sin clase 40.000 alumnos de colegios, institutos y UBU - Foto: Jesús J. Matías

Era una medida que estaba en la mente de todos y que finalmente se ha llevado a cabo al cambiar el escenario que hasta ahora mantenía Burgos capital respecto a la alerta sanitaria. Un escueto comunicado de la Consejería de Educación informaba a los centros, incluida la Universidad de Burgos, de la «suspensión de la actividad docente presencial» siguiendo las instrucciones dadas por el departamento regional de Sanidad «en aplicación de los criterios de contención de la transmisión» del coronavirus desde hoy mismo y hasta el próximo día 26 de marzo.

La decisión afecta a 32.567 alumnos, de los cuales 16.833 cursan segundo ciclo de Infantil y Primaria; 15.211 la ESO, Bachillerato o ciclos de Formación Profesional; 158 se encuentran en centros de educación especial, y otros 365 en la Escuela de Artes, según los últimos datos de matrícula de la Dirección Provincial de Educación. A estos se suman los 7.651 estudiantes de grado, máster o doctorado de la UBU que tampoco podrá ir a clase en los próximos 14 días. La cifra de personas afectadas es aún mayor si se tienen en cuenta otros tipo de enseñanzas presenciales como las de la Escuela de Idiomas, el primer ciclo de Infantil, el Conservatorio de Música y Danza, o las dos dotaciones de formación de adultos.

La medida no conlleva el cierre de instalaciones. De hecho, las Direcciones de colegios e institutos recibieron después una notificación del departamento provincial que recoge que tanto los profesores como el personal de administración y servicios tendrán que acudir a los centros, recomendando que se continúe con la actividad educativa a través de las modalidades ‘a distancia’ u online. El procedimiento a seguir -añade la comunicación- quedará recogido en la Orden que publicará la Junta en los próximos días (se prevé que sea el lunes) con instrucciones al respecto. Y estas irán en la línea de que los docentes, «dentro de un horario flexible», deberán atender a los alumnos de forma telemática.

En la Universidad se seguirá el mismo procedimiento a instancias de la decisión de la Administración regional. De hecho, el rector en funciones, Manuel Pérez Mateos, suspendió desde ayer las actividades docentes presenciales y comunicó tanto a los decanatos de las facultades como al profesorado que deben adoptar «las medidas necesarias que permitan la impartición de las enseñanzas en modalidad online o a distancia por medios telemáticos para todo el alumnado». Ambos colectivos recibirán directrices para poder continuar con la actividad académica.

(Más información, en una treintena de páginas en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)