Ofertas de alquiler de perros para burlar el confinamiento

J.M.
-

Las dos protectoras de animales de la ciudad suspenden las adopciones. Alertan, además, de los problemas económicos que les ha suscitado no poder organizar eventos mientras continúe el estado de alarma

Ofertas de alquiler de perros para burlar el confinamiento - Foto: Luis López Araico

Tanto la Protectora de Animales de Burgos como la Asociación Protección Animal Burgos (Proanbur) viven estos días momentos complicados. La imposibilidad de poder celebrar los eventos con los que financian buena parte de su actividad está suponiendo un problema económico ya que las cuotas que pagan los socios (algunos de los cuales se han dado de baja por la situación de emergencia) no alcanzan para afrontar unos gastos que están asumiendo personalmente sus responsables. Unas dificultades a las que se suma la indignación, según relata la vicepresidenta de Proanbur, Judith Sánchez, de comprobar la publicación de algunos anuncios en internet, «también en Burgos», en las que hay quien oferta el alquiler de perros para quien los quiera pasear y así burlar el confinamiento al que obliga el estado de alarma.

En la Protectora sí han visto alguna noticia en medios nacionales y denuncian tanto la «irresponsabilidad» de quien utiliza a su mascota para ese fin como de quien paga para salir a la calle «poniendo en riesgo a los demás».

A esta situación se suma, según lamenta Sánchez, que en estos días también han recibido varias llamadas de algunas personas a las que, repentinamente, les han entrado las prisas y querían quedarse un perro «para ya» y no han entendido bien que desde la asociación se les dijera que en este momento no se están adoptando animales. Ciudadanos, según critica, que lo que «estaban buscando era salir ellos a la calle» en lugar del beneficio del animal y que han demostrado su «egoísmo, incivismo y falta de empatía».
Una situación, también aclara, que contrasta con la de otros ciudadanos que, tal y como relata, les han demostrado que van en serio, son conscientes de la situación y no han puesto pegas por esperar.

En la Protectora lo que se han encontrado es con personas que querían «acoger temporalmente animales sanos». Y aunque en algunos casos han visto que se trataba de vecinos que actuaban «de buena fe, en otros casos no ha sido así».

(Más información, en 40 páginas en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos).