Evaluar en tiempos de alarma

B.G.R.
-

La mayoría de los exámenes se habían realizado antes del 13 de marzo, aunque para pruebas pendientes se usaron medios telemáticos o puntuado tareas previas. Las notas, en la pantalla

Evaluar en tiempos de alarma

Hoy es el último día lectivo para miles de escolares antes de las vacaciones de Semana Santa, aunque no lo parezca. El mismo en el que en un contexto habitual, los alumnos salían de clase con el boletín de notas bajo el brazo. La situación de alarma por la pandemia lo ha cambiado y conocerán sus calificaciones a través de internet en caso de que aún no las sepan. También ha modificado el sistema de evaluaciones presenciales de los profesores, convertidas ahora en reuniones virtuales en las que se valora la evolución académica del segundo trimestre del curso.

Todos se han tenido que adaptar a la docencia online tras la suspensión de la actividad presencial el 13 de marzo. En aquel momento, la segunda evaluación quedó en el aire. Fue el pasado jueves cuando la Consejería de Educación envió una comunicación a todos los centros dando instrucciones al respecto. Aquellos que la hubieran efectuado pero sin llegar a informar al alumnado o sus familias, les trasladarán los resultados por medios electrónicos. En caso contrario, esta se efectuará a través de los canales telemáticos tomando los profesores como referencia los contenidos impartidos hasta esa fecha. También se contempla que se tengan en cuenta tareas, proyectos o actividades realizadas.

La mayoría de los exámenes correspondientes a este periodo escolar ya se habían hecho, según los colegios e institutos consultados, si bien en algunas asignaturas sí que resultó necesario desarrollar pruebas telemáticas. «Se han pasado cuestionarios que tenían que cumplimentar en 45 minutos o facilitado ejercicios distintos a cada alumno», explica el director del  Enrique Flórez, Javier Antolín, en referencia a los controles de segundo de Bachillerato que quedaron pendientes, ya que los de los ciclos de FP se hicieron con anterioridad.

En este centro, los profesores se reunieron el pasado miércoles para evaluar a sus estudiantes. Se dividieron por grupos correspondientes a cada curso, estableciendo una hora para poder conectarse todos a la vez a través de videoconferencia, según precisa Antolín. Reuniones virtuales en las que -subraya- que se trató de que la valoración del alumnado no fuera numérica, sino cualitativa en el sentido de analizar su evolución teniendo en cuenta el contexto actual y las circunstancias de cada uno porque, en este momento, «las notas no son lo más importante». 

(Más información, en 40 páginas en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)