scorecardresearch

Los padres piden la vuelta de las extraescolares

B.G.R.
-

Las federaciones de la escuela pública y concertada critican la reducción de la jornada en septiembre

Los padres piden la vuelta de las extraescolares

La semana pasada el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) publicó el calendario escolar para el curso 2021-2022. Uno de los puntos de la Orden, concretamente el cuarto, no ha sido del agrado de las familias, ya que recoge un horario reducido y continuado de cuatro horas no solo en el mes de junio, como venía aplicándose en los últimos años, sino también en septiembre. Las federaciones de asociaciones de madres y padres tanto de la escuela pública como de la concertada critican la medida por cuanto consideran que dificulta la conciliación, además de que aseguran desconocer los motivos que la sustentan.

«Desconocemos en base a qué criterios se ha tomado esa decisión porque no está argumentada», subraya Elena Sardiñas, presidenta de la Federación Católica de Asociaciones de Madres y Padres (Fecampa), al tiempo que reivindica que se vuelva al horario habitual. De igual forma, reclama que el próximo curso se retomen las actividades extraescolares, así como otras acciones complementarias que se realizan en horario escolar como talleres o visitas a monumentos.

En esa recuperación de las extraescolares también coincide el representante de las familias de los colegios públicos, Francisco Sánchez, algo que lleva reclamando durante todo el curso y que ahora ve más factible debido a la mejora de la situación sanitaria con el avance de la vacunación. Coincide en las críticas por la reducción de la jornada en septiembre, ya que, en su opinión, supone un «esfuerzo extra de conciliación» y se pregunta «en qué beneficia al alumnado salir de clase una hora antes». Este horario se había eliminado hace varios cursos debido a las peticiones de las familias, manteniéndose solamente durante el mes de junio. «Volvemos a la situación anterior», remarca, no sin antes manifestar su malestar por que la Consejería de Educación haya optado por esta alternativa sin haberlo consultado con los padres.

Ya a título más particular, Fecampa reivindica que los alumnos de los centros concertados también puedan acceder a becas de comedor, algo que se restringe a la escuela pública, además solicitar más ayudas en caso de que se mantengan los protocolos covid el próximo curso. Por su parte, la Federación de Asociaciones de Madres y Padres (Fampa) retomará su petición de que el nuevo colegio de Villímar, que la semana pasada visitó la Consejera de Educación, cuente con cocina in situ. De hecho, avanza que mantendrá contactos con las asociaciones de vecinos de la zona para apoyar esta demanda que llevan tiempo planteando y que se paralizó por la covid.