Preparados para reabrir las librerías

A.S.R.
-

El gremio alerta de las dudas que deja la permitida apertura del lunes 4 y admite que tiene la mirada puesta en la del día 11, aunque aún falte concreción sobre las medidas de seguridad

Aunque las medidas de seguridad a seguir en las librerías no se han especificado, el uso de guantes y la reducción del aforo se presumen como necesarias. - Foto: Jesús J. Matías

Las librerías se sitúan en la primera línea en la vuelta a la normalidad dentro de la órbita cultural en el plan de desescalada programado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Aparecen entre los locales que pueden abrir con cita previa el lunes 4 de mayo. Pero no dice más. La falta de concreción y de su comunicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) o, por lo menos, en un documento negro sobre blanco provoca interrogantes en el presidente de la Asociación Provincial de Libreros, Álvaro Manso. Otra cosa es la vuelta a la actividad normal, entre comillas, anunciada para el comercio en general el lunes 11 de mayo. Una noticia que sí reciben con alegría, aunque tampoco se haya establecido un protocolo de seguridad. 
Aún es una incógnita si el lunes 4 de mayo las librerías subirán de nuevo sus persianas. La confusión envuelve este anuncio. «Esa apertura no está nada clara en ningún sentido porque seguimos en estado de alarma y se habla de cita previa, pero esto qué significa realmente», se pregunta Manso y expone sus dudas sobre la situación laboral de las plantillas y la falta de concreción sobre las medidas de protección a adoptar cuando apenas quedan tres días, que, además, son un festivo y un fin de semana. 
La principal incertidumbre radica en lo que ocurre con los establecimientos que han recurrido al Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para sus trabajadores. «Es importante saber qué se puede hacer y cómo hay que estar porque si deshaces el ERTE realizado por fuerza mayor ya no puedes volver a pedirlo por esta causa. Es una decisión difícil. Lo puede hacer quien esté solo en la librería y nada que perder. La norma no está nada clara y hay que tener cuidado con lo que se hace», advierte e insiste en que ese día está a la vuelta de la esquina. «Son muchos detalles, llevamos más de 40 días cerrados, cuatro días abajo, cuatro arriba ya no nos sacan de pobre», remacha y reconoce que la mirada del gremio está puesta en el lunes 11 de mayo.
Y con los ojos en esa jornada del calendario sí sentencia: «Estamos muy contentos de poder abrir y preparados para hacerlo». Una alegría que lo es con independencia de todos los interrogantes que los mantienen en un ay: ¿Qué medidas se seguridad tendrán que adoptarse? ¿Qué material deben poner a disposición de los clientes? ¿Qué protección habrán de llevar los empleados? ¿El aforo se reduce al 30 o al 50%?... 
Esperan que el Gobierno dé respuesta a estas preguntas, pero mientras tanto la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (Cegal), de cuya junta directiva Álvaro Manso es vocal, toma nota de lo que están haciendo los países que ya han abierto sus librerías. ¿Y qué hacen? Colocan guantes de plástico como en las fruterías porque, como en estas, es un lugar en el que se toca el género; disponen de gel desinfectante a la salida de los locales; los empleados llevan guantes y mascarillas o pantallas protectoras... 
«Es importantísimo transmitir a los clientes que van a entrar con una seguridad. Forma parte de nuestra responsabilidad comercial», manifiesta. 
feria del libro. Además de la hoja de ruta del comercio, el sector del libro sigue la de la cultura. Su cita más emblemática es la Feria del Libro, prevista para finales de mayo y aplazada a noviembre. Aunque la entrada en las distintas fases de desescalada dependerá del avance del virus, Álvaro Manso confiesa que, a priori, el escenario se presenta mejor de lo que auguraban para la realización de este tipo de actividades en sitios públicos. 
«Si realmente las medidas anunciadas van hacia adelante y julio es el horizonte para alcanzar esa normalidad anormal, permiten hacer muchas cosas y tener un desarrollo de la Feria similar a lo que hacíamos, con las oportunas limitaciones de espacios y aforos», se congratula el presidente del gremio.