Más reproches que proyectos

R.C.G.
-

Los aspirantes a la Alcaldía cruzan sus propuestas en un debate en el que la generación de empleo y las inversiones no ejecutadas esta legislatura por el PSOE centraron los momentos de mayor tensión

El debate, organizado por la televisión La 8 Burgos, tuvo lugar en los salones de Ibercaja en la calle La Estación. - Foto: R.C.G.

Empleo, política fiscal, inversiones, cultura y servicios sociales fueron los cinco grandes bloques sobre los que giró el debate organizado por la cadena televisiva La 8 Burgos con los candidatos a la alcaldía de la ciudad. Sin duda los momentos más polémicos se vivieron a la hora de hacer balance de la actual legislatura, donde Aitana Hernando tuvo que responder a las críticas unánimes de la oposición por su «ineficacia» a la hora de gestionar y por el «elevado grado de incumplimiento» de su anterior programa electoral.
La actual regidora, que no eludió el enfrentamiento verbal con otros candidatos, centró la mayor parte de sus intervenciones en enumerar los logros de su legislatura antes de pedir a los mirandeses que confíen nuevamente en el proyecto socialista, y aunque hizo hincapié en su capacidad negociadora para llegar a acuerdos con otros partidos, dejó claro que para gobernar necesita obtener tras el paso por las urnas «una amplia mayoría» que le permita desarrollar su proyecto. Los momentos más tensos los vivió a la hora de explicar los motivos por los que no ha podido ni siquiera empezar las obras de la piscina climatizada, su proyecto estrella.
El más vehemente en las críticas fue el líder del PP, Jorge Castro, quien acusó a Hernando de haber «fracasado» y de ser «la peor alcaldesa de los últimos 40 años», opinión rebatida por la candidata socialista, que achachó a los populares sus escasas aportaciones desde la oposición ya que «han pasado sin pena ni gloria» durante los últimos cuatro años.
Guillermo Ubieto culpó al PSOE de no haber sido capaz de poner freno a los grandes problemas de la ciudad como el paro, la despoblación o la falta de infraestrcuturas , además de aportar documentación con las grandes inversiones que figuraban en el anterior programa electoral del PSOE y que no se han ejecutado. También entre el candidato de IU y la alcaldesa se vivieron algunos cruces duros, cuando el primero la acusó de «tener poca humildad» y la regidora le reprochó su «poco talante» para alcanzar acuerdos.  
Por su parte tanto Ganemos como Podemos apuntaron a la «falta de transparencia» como una de las características de la gestión de Hernando. La «poca capacidad de diálogo» de la regidora fue otra de las críticas recurrentes y unánimes del resto de formaciones.  
Uno de los bloques que suscitó los momentos más tensos del debate fue el referente al empleo en el que se escucharon pocas propuestas concretas pero en el que el baile de datos y cifras fue constante. Mientras Hernando acusaba al resto de sumarse ahora al carro de la Oficina de Promoción Industrial cuando en sus inicios fue una medida muy cuestionada, y sacaba a relucir los 800 puestos generados durante su mandato, el resto contradecía esos números apelando a las estadísticas oficiales y a la pérdida de habitantes de la ciudad. No faltaron en este punto los ataques al PP por parte de los grupos de izquierda por no exigir a la Junta más implicación con Miranda ni las discrepancias sobre el dinero que se destina a política industrial, «una tercera parte de lo que gastamos en Turismo», señaló IU.
Respecto a las inversiones cada partido desgranó su programa y también salieron a relucir viejas obras pendientes como la renovación de la plaza de Alfonso VI, las mejoras del polideportivo, el Centro Joven, el equipamiento de la Fábrica de Tornillos o el Hangar de las Artes. «Decir que se ha ejecutado el 74% de lo previsto es faltar a la inteligencia» espetó Castro a Hernando cuando la alcaldesa aportó esa cifra como balance de su legislatura. En este punto, la oposición coincidió otra vez de forma unánime en sus discursos en reprochar a la regidora la «incapacidad» del equipo de gobierno para sacar adelante sus propios proyectos.
Para cerrar el debate, desde las filas socialistas se aprovechó la última intervención para remarcar que «somos los únicos que hemos demostrado tener disponibilidad total con la ciudadanía y que sabemos cómo generar empleo». El candidato del PP quiso alejar el debate de una cuestión ideológica y apuntó al cambio político que en su opinión necesita la ciudad «porque hace falta estrategia y liderazgo para colocar Miranda donde se merece».
Ubieto repasó en su minuto final las propuestas realizadas por su partido en cuestiones concretas como comercio, revitalización del Casco Viejo o promoción económica «porque hemos trabajado cuatro años y no nos hace falta vender humo como a otros», mientras que Cristina Ferreras apeló a que muchos mirandeses tienen que hacer las maletas obligados por la falta de alternativas. «Yo me tuve que ir por una cuestión laboral y siempre soñaba con volver, así que no quiero que nuestros hijos tengan que pasar por lo mismo», aseguró la candidata de Podemos.
Para finalizar, José Ignacio Redondo matizó que «Ganemos es la propuesta republicana en el ayuntamiento, una fuerza de izquierda que quiere que sea el pueblo el que adopte decisiones».