Frenar la variante de Monasterio y centrarse en la AP-1

P.C.P.
-

El alcalde y la Plataforma de la N-I ven «absurdo» y con un retraso de 10 años gastar 45 millones en eliminar la travesía de Monasterio de Rodilla

Frenar la variante de Monasterio y centrarse en la AP-1 - Foto: Jesús J. Matías

«Absurdo». «Innecesario». «Derroche». «Sinsentido». «Barbaridad».    La Plataforma de Afectados por la N-I y el alcalde de Monasterio de Rodilla enlazan un vocablo con otro tras conocer que el Ministerio de Fomento sigue adelante con el proyecto de la variante de Monasterio de Rodilla y que pretende destinar hasta 45 millones de euros en eliminar la travesía, aunque para cuando se quiera empezar la obra todo parece indicar que el tráfico en la misma habrá quedado reducido hasta dejar de significar el peligro que durante décadas han soportado sus vecinos.

El BoletínOficial del Estado publicó el pasado sábado el anuncio de aprobación del expediente de información pública del proyecto de trazado de esta mejora, que afecta a los kilómetros 261 y 265,60 de la carretera nacional. El presupuesto estimado de licitación asciende a 44,42 millones de euros, una cantidad que el alcalde de Monasterio, Antonio José Ibeas. consideran que sería mucho más útil destinar a tener «un buen acceso» desde Monasterio a la AP-1 por La Brújula, donde «está toda la infraestructura creada.Hay aparcamiento de emergencias, gasolinera, hotel», detalla para explicar que a su juicio la ejecución del proyecto será «supersencilla», puesto que «casi lo tienen todo expropiado» y se podrían utilizar estructuras ya hechas (muro y puente). «Parte de lo que hay se puede aprovechar»,   insiste el regidor. Por otro lado, reseña que la También reseña que la ejecución de ambos proyectos -variante y un acceso nuevo, que no sea por La Brújula- estrangularía al municipio y perjudicaría a muchos de sus agricultores con las expropiaciones necesarias para su ejecución.

Ibeas prefiere asegurarse la inversión en el acceso más sencillo y que no ocurra como la variante, que llegaría con 20 años de retraso. «¿Qué sentido tiene ahora?», se pregunta, si la N-I se va a quedar supuestamente como una vía secundaria, para los movimientos más locales. Eso sí, pide no precipitarse y esperar a ver cómo se desarrollan los primeros días con la AP-1 gratuita. «¿Vamos a caber todos en la autopista?» ¿Va a ser obligatorio que los camiones circulen por ella? De momento que la liberen y luego ya veremos. No hay que acelerarse», sostiene.

En la misma línea se expresa RafaelSolaguren, portavoz de la Plataforma de Afectados por la N-I. «Es sorprendente que continúen con los trámites de un proyecto malo y absurdo, que diseña vías de servicio enormes para pueblos de 40 habitantes», lo que a su juicio supone un «derroche» de dinero público que pide a Fomento que evite. «¡Si ni siquiera saben por dónde va a pasar el AVE!», exclama para añadir que «este proyecto y el de Rubena yFresno de Rodilla se han quejado obsoletos», en referencia a otra mejora proyectada hace muchos años y que ha sido adjudicada este mismo verano a OHL por 8,17 millones (más 230.000 para el control y vigilancia), si bien no han comenzado las obras.

 «Es una falta de previsión toral. No hay planificación, la gestión es muy mala. No aporta nada y nos va a salir muy caro a todos», resume Solaguren.

El proyecto también afecta a los términos de Quintanavides,Santa Olalla de Bureba y Santa María del Invierno. El alcalde de este último, Ambrosio Martínez, sí se muestra partidario de la ejecución de la variante, aun sin verse beneficiados directamente, porque la situación actual de la travesía de Monasterio «es lamentable, un infierno», que sus vecinos no deberían soportar. Reconoce que hay agricultores que saldrían perjudicados,«si ejecutan la variante y el acceso a la autopista por Monasterio en vez de por La Brújula les van a hacer mucho daño», aunque en su opinión hay que pensar en el bien común.Por la posición de su localidad, preferiría el enlace de Monasterio a la AP-1, al ser el más cercano.