La aprobación del PGOU permitirá unir el polígono y la N-I

S.F.L.
-

El Ayuntamiento briviescano espera que la Junta dé el visto bueno final al Plan General de Ordenación Urbana para ejecutar la obra. Ángel Arce afirma que si no se ha realizado antes es porque era «ilegal»

Desde la liberalización de la AP-1, ninguna empresa ha decidido instalarse en el polígono briviescano. - Foto: Valdivielso

La conexión entre el polígono industrial La Vega y la N-I no se podrá ejecutar hasta que el la Junta no apruebe definitivamente el Plan general de Ordenación Urbana (PGOU), una redacción que comenzó a realizarse hace 12 años. A pesar de las críticas que ha recibido el equipo de Gobierno briviescano por parte de la oposición y de algunos vecinos, el vial que se pretende construir no está incluido en el antiguo Plan de 1997, por lo que «sería ilegal realizarlo.  ¿Cómo va a incumplir el propio Consistorio las normas?», expone Ángel Arce, concejal de Urbanismo de Briviesca. El PGOU se aprobó la semana pasada y ahora, el Ayuntamiento tendrá que esperar a la resolución de la Institución.
Sin embargo, los representantes de los partidos de la oposición acusan al actual gobierno de mostrar una «dejadez absoluta» en la promoción y las actuaciones necesarias del terreno industrial calificando el trabajo realizado por el Ayuntamiento en La Vega de «negligente». José María Ortiz, concejal del PP, recrimina a Asamblea Podemos y PSOE, haberse dejado perder una subvención de 120.000 euros proveniente de los Planes Provinciales de la Diputación.Sin embargo, Arce responde que «no se perdió, directamente no pudimos optar a ella porque la construcción del vial no se podía hacer, al igual que ahora. Sí a un ciudadano se le exigen unas licencias para acometer obras, un Ayuntamiento tiene que predicar con el ejemplo». 
El Ayuntamiento briviescano sacó a la venta hace casi dos años, cuatro parcelas a un precio sin IVA por metro cuadrado que oscilaba entre 27 y 36 euros, de las cuales dos se vendieron. «La cuantía del suelo es relativo porque en ningún sitio se ha publicado. Nadie conoce realmente lo que vale, es normal que las empresas no quieran instalarse aquí, no hay información de nada y eso echa para atrás a los compradores», declara el representante de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Javier Hermosilla. La superficie global de la zona roza los 20.000 metros cuadrados, lo que supone una sexta parte del suelo total vacante. La ampliación del polígono tiene actualmente disponibles 120.000 metros cuadrados. 
Las soluciones que los dos representantes de la oposición proponen al problema es la construcción de un vial que una el acceso norte con la N-I. «Ni siquiera se han molestado en hablar con el dueño de la finca para comprar el terreno», declara Ortiz. Hermosilla añade que perdieron la subvención de Diputación porque «no podían justificar que disponían del solar. Además, no se han molestado en esta legislatura en promocionar el suelo vacante en ferias industriales o en dar publicidad. Lo han hecho fatal», opina. 

UNA CONEXIÓN NECESARIA.

La construcción del enlace entre el polígono y la N-I tiene como finalidad hacer más atractiva la venta del suelo vacante. Con esta actuación se reducirá el tráfico de vehículos pesados por el casco urbano de la ciudad. El parque empresarial posee una interesante ubicación ya que ocupa un punto estratégico en el eje Madrid-Irún. Su construcción lleva dos legislaturas dando vueltas en el Consistorio pero de momento no ha podido salir adelante. La actuación proyectada consiste en construir 300 metros para unir la última rotonda de la zona con la carretera que da acceso a la depuradora y a la biomasa.