Pancorbo paga el 10% de los 300.000 euros pedidos por Burgos

Ó.C.
-

La deuda se generó en 2007 por 7.000 toneladas de escombros de la construcción del polígono. El 90% del suelo era de propiedad privada

Pancorbo paga el 10% de los 300.000 euros pedidos por Burgos

El Ayuntamiento de Pancorbo ha logrado una victoria decisiva en los tribunales. Con la sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León el municipio solo pagará un 10% de la deuda de 300.000 contraída con el Ayuntamiento de Burgos. El origen está en el tratamiento de 7.000 toneladas de escombros que se llevaron al vertedero de Abajas en 2007, cuando se construía el polígono pancorbino de El Prado. De esta manera 13 años después el actual alcalde, Javier Cadiñanos y su predecesor, Carlos Ortiz, remarcan que los tribunales han dado la razón a Pancorbo en lo que ha defendido siempre: que la deuda se tenía que pagar de forma proporcional entre los propietarios, puesto que el 90% estaba en manos de empresas.

El conflicto ha tenido un coste extra para el municipio que inicialmente tendría que haber pagado de 16.843 euros. En ese momento la deuda era de 168.000 euros pero los intereses han elevado la factura a los 300.000 euros. Pancorbo pagará su parte pero durante todo este tiempo los gastos legales entre procuradores y abogados han sumado a la factura otros 90.000 euros "por lo que el gasto total ha sido de 120.000 euros", lamenta Cadiñanos que remarca que "para un municipio pequeño como el nuestro es una calle sin arreglar, un parque sin hacer o un mejor servicio que no hemos podido ofrecer".

El proceso ha tenido muchas vueltas pero los problemas empezaron en 2012 cuando el Ayuntamiento de la capital demandó la cantidad a Pancorbo tras cinco años de parálisis. En aquel momento en lugar de remitirlo a la junta de compensación del polígono, el pago se reclamó al municipio dejando de lado el 90% de la titularidad de los terrenos. Esto se hizo puesto que tras pasarse los plazos la deuda de la junta de compensación "había prescrito" y por eso se solicitó a Pancorbo. Cadiñanos aclara que entendían que en la capital "tenían un expediente administrativo al que tenían que dar curso" aunque critican que en "Burgos ha habido una sobreactuación", puesto que eran conocedores de que "teníamos un expediente de reclamación patrimonial contra la junta de compensación que tenía visos de prosperar", aclara su alcalde. Al final tras años de litigios la realidad ha demostrado que era así.

Al margen de la reclamación de Pancorbo contra las empresas, Burgos arrancó un proceso judicial paralelo contra pueblo por entender que era el "sujeto pasivo" y por lo tanto quién pagaba la deuda. Este proceso siempre ha caído del lado de la capital hasta llegar al Supremo y por eso Pancorbo "ha tenido durante este tiempo la espada de Damocles encima", puesto que Burgos llegó a embargar varias fincas e incluso recurrió el Presupuesto del municipio para intentar que fuera el pueblo el que abonara la deuda, sin esperar el proceso judicial abierto por Pancorbo.

Por esto reiteran que no entienden la actitud de la capital, más cuando "entre las administraciones nos debemos lealtad y colaboración, máxime cuando los recursos de una son infinitamente superiores a la otra". Además en Pancorbo resaltan que su intención siempre fue pagar y su 10% ya se ha abonado. Solo falta una parte de los intereses generados desde 2017, que son 20.000 euros que las empresas de la junta de compensación ya han entregado al Ayuntamiento del desfiladero, que girará tres pagos en junio, julio y agosto. En el pueblo critican la gestión de otras corporación, de donde viene este conflicto, cuando "hubo excesos y personas que se aprovecharon para sacar rédito personal, tal vez legal, pero poco ético", critican los alcaldes.