Cabezón luce un retablo restaurado tras la caída del tejado de la iglesia

B. Antón /Cabezón de la Sierra
-
El retablo vuelve a ocupar su ubicación en el templo parroquial tras su reconstrucción - Foto: Azúa

El coste de la reparación asciende a los 18.000 euros y los trabajos de reconstrucción han durado un año y medio. Hace tres años la cubierta del templo se hundió y deterioró el altar

Hace casi tres años el tejado de la iglesia de Cabezón de la Sierra se vino abajo en su totalidad causando algún destrozo en el interior del templo y quedando especialmente dañado el retablo. Aunque la cubierta se reparó hace ya tiempo y con celeridad, a la iglesia en honor a San Vicente Mártir le faltaba algo, había una pared vacía, pero desde el 22 de noviembre, con la colocación del retablo principal íntegramente restaurado, se puede decir que el templo del pueblo serrano se encuentra completo. 
«Estamos muy satisfechos y contentos con el resultado. Ha quedado precioso», asegura la concejala Esperanza Lacalle, que desde que ha entrada en el Ayuntamiento se ha preocupado por seguir la marcha de su restauración. «Quiero agradecer la colaboración del alcalde y del otro concejal en este asunto y también la de las personas que se han encargado de los trabajos», señala. 
El desprendimiento del tejado sobre él provocó que el retablo se encontrara en un estado pésimo, con gran número de piezas deterioradas o perdidas y hornacinas rotas. A estos daños había que sumar la pérdida de casi el 75% del oro que lo recubre, no solo por la caída del tejado sino durante el tiempo que había permanecido almacenado hasta su restauración. «Hemos hecho una labor principalmente de consolidación y de reintegración volumétrica del retablo, así como de reintegración estética por la gran cantidad de pérdida del oro», apunta Francisco del Hoyo, de Esdras Restauración, empresa que junto a Restaurarte se han encargado de los trabajos. 
Especialmente ardua ha sido la labor para la reconstrucción de las piezas desmembradas, la reposición de molduras y de todas aquellas partes integrantes de este bien mueble. «La reintegración del oro se ha llevado a cabo con micas, que aportan características semejantes al oro perdido y sin problemas de oxidaciones futuras», explica Del Hoyo. 
Los trabajos de restauración han durado aproximadamente un año y medio siendo aún más compleja su reparación por no contar con información suficiente de cómo se encontraba antes del incidente del tejado para poder realizar la restauración lo más cercana posible a su estado anterior al deterioro.
El coste de la actuación en el retablo asciende a 18.000 euros, de los cuáles el Ayuntamiento de Cabezón ya ha aportado 7.000. Pero aún se están realizando trámites para completar el resto, Esperanza Lacalle está en negociaciones con distintas entidades para obtener su ayuda económica y también hace un llamamiento a los vecinos o a aquellas personas que están interesadas en colaborar y que pueden hacer aportaciones en la cuenta bancaria que tiene el Ayuntamiento.