Zipi y Zape vuelven a las andadas

Agencias
-
Zipi y Zape vuelven a las andadas - Foto: BRUGUERA

Cinco años después y coincidiendo con el 25 aniversario de la muerte de su creador, Josep Escobar, los hermanos Zapatilla regresan a las librerías con dos entregas de sus peripecias

Zipi y Zape Zapatilla en acción. Los gemelos, en estado puro... Sus travesuras, su ingenio y divertidos diálogos, que marcaron un antes y un después en la historia del cómic en España, estarán de nuevo en las librerías para deleite de los más pequeños y también de los nostálgicos que crecieron devorando estas viñetas. Así, el 4 de abril se reeditan sus historias largas en la colección Magos del Humor del sello Bruguera, coincidiendo con el 25 aniversario de la muerte de su autor. 
Las aventuras de Zipi y Zape, que llevaban cinco años sin editarse, llegan con un nuevo diseño de cubiertas, nuevo logotipo y rotulación, y con una revisión de estilo en la que se han adaptado textos y expresiones para los nuevos lectores que puedan surgir. 
El plan de publicación parte de tres historietas largas cada año. Para comenzar, el día 4 de abril se lanzarán los dos primeros volúmenes, La Vuelta al Mundo y El Tonel del Tiempo, que se completarán con otro título antes de finalizar el año, así como con un ejemplar de Lo mejor de Zipi y Zape que se lanzará el próximo otoño. 
«Se cumplen 25 años sin uno de los autores de la historieta más importantes de nuestro país, y Bruguera recupera sus personajes más conocidos dentro de su plan editorial con la publicación de sus más de 15 historietas largas», recordó la editorial. Escobar empezó a trabajar en este sello en la década de los 20 en una carrera interrumpida por motivos ideológicos que le llevaron a pasar una temporada en la cárcel, pero en los años 40 regresó a Barcelona y a Bruguera, donde gestó algunos de los mayores iconos de la empresa.
Este par de gemelos, que se distinguen entre sí por ser uno moreno (Zape) y otro rubio (Zipi), se caracterizaban principalmente por las endiabladas travesuras en que incurrían a la menor ocasión. Los mismos nombres de los protagonistas provienen de la palabra zipizape, que significa alboroto. La personalidad de ambos es muy simple: son muchachos traviesos e inquietos, lo que no quita que tengan un buen corazón. De hecho, una obsesión suya es lo que ellos llaman Hacer una buena obra, aunque el resultado suele ser desastroso, por lo que sus historietas suelen terminar con alguien persiguiéndoles, o siendo recluidos por su padre en el cuarto de los ratones. Míticas eran también las secuencias de Don Pantunflo con el sacudidor de colchones en ristre, pero el Decreto de 24 de junio de 1955 sobre ordenación de la prensa infantil y juvenil, obligó a su autor a suavizar estos castigos.?
Ibáñez, además, será recordado por otros personajes míticos como Carpanta, personificación del hambre en los años de la posguerra.