scorecardresearch

Aprobado el techo de gasto con el apoyo de Por Ávila

SPC
-

PSOE, Podemos, Vox y UPL tachan de "trampantojo", "timorato" y poco ambicioso el límite de gasto no financiero, que alcanzará los 11.621 millones en 2022

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, durante su intervención en el Pleno de las Cortes. - Foto: Rubén Cacho (Ical)

Los dos socios de gobierno, PP y Ciudadanos, lograron hoy que las Cortes aprobaran el límite de gasto no financiero para 2022, fijado en 11.621,35 millones de euros, con el voto de Por Ávila, cuyo procurador Pedro Pascual advirtió de que no suponía un "cheque en blanco" a los próximos presupuestos. Además, el resto de la oposición lo rechazó al considerarlo un "trampantojo", "timorato" y "poco ambicioso". 

Este indicador, conocido como techo de gasto, servirá de base para los Presupuestos Generales de la Comunidad del próximo ejercicio, que se presentarán en las próximas semanas, según avanzó en su exposición inicial el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, que pidió en el pleno a los grupos políticos un voto a favor de Castilla y León y de los intereses de la Comunidad.

El consejero remarcó vuelve a ser el más alto de la historia de la Comunidad, al alcanzar los 11.621,31 millones, lo que supone 641,04 millones más que en 2021, un 5,84 por ciento más. Integra los 11.2238,55 millones de los ingresos no financieros, los 378,34 millones del déficit y los 4,42 millones de los ajustes de Contabilidad Nacional. 

Fernández Carriedo incidió en que estas cifras son totalmente coherentes con el escenario macroeconómico "realista" y "prudente" para el próximo ejercicio, en el que se superá las cifras del Producto Interior Bruto (PIB) del año 2019, anterior a la pandemia del COVID-19. "Todavía nos queda un camino por recorrer", dijo puesto que se prevé un crecimiento del 4,9 por ciento y una reducción del desempleo hasta el 12 por ciento. 

En ese sentido, el consejero consideró un aumento "reducido" y "moderado" del 1,53 por ciento de los ingresos del modelo de financiación, hasta los 6.862,33 millones, mientras crecen un 50,44 por ciento los fondos de la Unión Europea, hasta los 1.840,26 millones y las transferencias del Estado se reducen un 6,88 por ciento, hasta los 1.274,72 millones. Además, en el capítulo de otros ingresos se captarán 1.261,72 millones, un 28,13 por ciento más.

El titular de Hacienda señaló que el techo de gasto crece por los fondos europeos de nueva generación, la sentencia favorable del IVA de 2017 y el crecimiento de la recaudación. Además, señaló que sería mayor si no existiera un comportamiento "deficiente" del sistema de financiación autonómica, no se eliminara el Fondo Covid extraordinario y no se aplicara un ajuste del límite de déficit.

Trampantojo 

La socialista Rosa Rubio cargó contra el "funambulista" de Fernández Carriedo por lo que a su juicio hace con las cuentas del techo de gasto, ya que consideró que son un "trampantojo" que busca dar una información "mínima y opaca". Además, advirtió de que es "imposible" que con un menor crecimiento lograr una mayor reducción del paro y la generación de empleos. 

Además, criticó que el consejero no diferenciara en los ingresos del modelo de financiación entre las entregas a cuenta de los tributos cedidos, de los no gestionados por la Comunidad. Además, defendió que se alcanza la mayor cifra serie histórica en las transferencias a las comunidades por el compromiso del Gobierno para garantizar los servicios públicos. 

También planteó cuánto le ha costado a la Comunidad la devolución del IVA que aseguró le robó el exministro Cristóbal Montoro, porque las demás comunidades lo percibirán "a coste cero". Además, señaló que mientras Pedro Sánchez condona a las comunidades las devoluciones negativas del sistema de financiación, Mariano Rajoy castigó a las autonomías con su devolución.

Timorato y poco ambicioso

El portavoz del Grupo Mixto y procurador de Podemos, Pablo Fernández, consideró el techo de gasto de "timorato y del todo insuficiente" para reconstruir la Comunidad y apostilló que llega tarde. Además, lamentó que los próximos presupuestos no vayan a ser tan expansivos como los de este año en un momento en el que sostuvo que hasta el Papa pide políticas expansivas para sortear la crisis generada por la pandemia. 

Además, el procurador de UPL Luis Mariano Santos rechazó el techo de gasto por ser "poco ambicioso" y porque de momento los "hechos tozudos" no han demostrado que PP y Cs quieran llegar a acuerdos. Además, lamentó que no saliera "bien" el "ejercicio de fe" del pasado presupuesto, cuando se abstuvieron y después no se aceptó ninguna enmienda en las cuentas. "Le agradezco su esfuerzo y cambio de talante", dijo en relación a su partido.

En la misma línea, la procuradora de Vox, Fátima Pinacho, anunció su voto en contra porque a pesar de que muchas familias están "arruinadas", la Junta sigue dedicando fondos a mantener sus "poltronas" y sus "chiringuitos". En su opinión, se debe recortar el gasto público no esencial, sobre todo en entes no eficaces o duplicados, por lo que indicó no pueden ayudar un endeudamiento que va a recaer sobre los castellanos y leoneses y no en los políticos. 

No es un cheque en blanco

En la misma línea, el procurador de Por Ávila Pedro Pascual avanzó que su formación apoyaría el techo de gasto, pero advirtió de que su voto no es un "cheque en blanco", porque recordó que su provincia necesita más ya que encabeza el desempleo y sus infraestructuras no son las adecuadas. "Depende de ustedes", dijo el parlamentario, porque recordó que pueden demostrar que los abulenses les importan y que la Junta apuesta de forma decidida por la provincia.

Arrodillados a Sánchez

La 'popular' Leticia Sánchez aseguró que el PSOE no apoya el techo de gasto porque "viven arrodillados" a Pedro Sánchez y prefieren su "modelo exprimidor de castellanos y leoneses", pero defendió que coloca a la Comunidad en la senda de la recuperación y ofrece futuro. Además, criticó que los socialistas presuman de la devolución del IVA, cuando el Gobierno ha sido condenado por "mal pagador", y los invitó a abandonar sus "reverencias" al presidente del Gobierno.

García destacó que el presupuesto de 2022 va a crecer pensando en las personas gracias a los fondos europeos e indicó que no crece por culpa del Gobierno de España y citó las palabras de Arnaldo Otegui en las que aseguraba que Bildu votaría a favor para sacar a 200 presos de ETA de la cárcel. También defendió el modelo fiscal de la Comunidad, frente al "hachazo" del Gobierno, las subidas de la energía, el intervencionismo en la vivienda o el cobro de peajes. "Vamos a mantener una política fiscal moderada", dijo la 'popular' porque con ello se puede invertir más y generar empleo. 

También, defendió el escenario "prudente y realista" y "sin maquillaje" de Castilla y León, frente al planteado por el Gobierno, que recordó es más optimista que el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Consejo General de Economistas, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) o del Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Proyecto a 2050

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, David Castaño, invitó a Fernández Carriedo a presentar un proyecto de comunidad "como Dios manda", con horizonte a 2050, ante la llegada de los fondos europeos, que insistió se deben utilizar de la forma "más eficaz y eficientemente". Por ello, invitó a la Junta a hacer esta propuesta aunque el Gobierno la rechace, porque explicó que otras comunidades lo están haciendo e influyendo más, como Galicia, Cantabria o los "campeones" del PNV.

Además, Castaño pidió "no abrir el melón" de la financiación autonómica en este momento, en el que a su juicio Pedro Sánchez está en modo electoral, porque advirtió: "Vamos a perder". Además, pidió tratar con prudencia el ratio deuda y PIB en una economía "humilde" como la de Castilla y León, porque señaló que "tarde o temprano", seguramente en 2023, empezará la "temida" consolidación fiscal. 

También el portavoz 'naranja' defendió la fiscalidad de la Comunidad y recordó que se ha demostrado con el aumento previsto de la recaudación que era adecuado el camino emprendido en 2015 en la reducción del IRPF.