La 'tasa Rebollo' hunde Bicibur con una caída de usuarios del 92,5%

Á. M. / Burgos
-

El año pasado se registraron 621 usuarios entre enero y febrero (273+348) mientras que en los dos primeros meses de 2012 han sido 47 las personas que han pagado tasa y fianza

Imagen de archivo de un estudiante a punto de utilizar una bici municipal. - Foto: DB/Patricia González

El invierno de 2011 debió de ser el más cálido de la última década puesto que para el servicio de Movilidad, que dirige Esteban Rebollo, el motivo de que en los dos primeros meses de año únicamente se hayan subido a Bicibur 47 personas hay que buscarlo en la mala climatología, según se hizo ayer constar a los miembros del Consejo de Administración del Servicio de Accesibilidad, Movilidad y Transporte (Samyt).
Lo de 2011 se debe a que el año pasado, a estas alturas, eran 621 personas las que había obtenido su tarjeta para utilizar las bicicletas de préstamo, lo que significa una descenso del 92,5%. ¿Ha cambiado la meteorología, o han cambiado otras cosas? Rebollo no lo debe tener claro, pero en la oposición lo ven blanco y en botella. La diferencia está, a juicio de PSOE e IU, en que este año hay que pagar 50 euros de fianza y 15 euros de tasa, y eso ha resultado ser mucho para los usuarios del servicio, la mayoría personas jóvenes y estudiantes.
«El año pasado hubo en total 5.600 solicitudes, y en los dos primeros meses de 2012 suman 47; el único motivo que hay detrás de esos datos es que la gente joven no puede pagar fianza y tasa. El PP da así otro ejemplo de ineficacia: son ineficaces en los pagos, en los cobros, en la gestión y, a juzgar por ejemplos como este, con las personas», valoró el concejal socialista Carlos Andrés Mahamud.
Andrés hizo esas declaraciones conociendo los datos pero no los motivos que esgrimió el Samyt, cuyo Consejo se reunía más tarde. Allí, según han explicado a DB varios de los presentes, se presentó «algo parecido a un documento» en el que se señalaban tres puntos como «defensa» de la caída de usuarios.
Según esas versiones, el Samyt atribuye la huida masiva de usuarios a que «enero y febrero son malos meses» para el servicio, que los potenciales usuarios «están esperando que mejore la climatología» y que «en la oficina de Movilidad se han entregado muchas fichas informativas». A juzgar por el resultado, lo que se lee en esas fichas informativas no seduce a los ciudadanos que el año pasado sí se apuntaban a un servicio público que iba camino de ser un referente.
En Izquierda Unida, por ejemplo, consideran que es «alucinante» que el Samyt se enroque en esos argumentos y su único concejal, Raúl Salinero, pide que se retire «una tasa que tienen muy poquitas ciudades en España, y las que lo tienen son muy diferentes a nosotros, como es el caso de Barcelona».
Por eso, IU solicita que se derogue la tasa y la fianza «antes de que sea demasiado tarde» y antes también de que entremos en la época del año más propicia para utilizar las bicicletas. «El Samyt no tiene ningún tipo de credibilidad y ayer lo volvió a demostrar», zanjó Salinero. De lo que sí dispondrán los 47 clientes actuales (que en total han aforado al Ayuntamiento la relevante cifra de 3.055 euros) es de una amplia oferta de bicicletas y puntos de entrega y recogida. Un mapa pensado para miles de usuarios.