El MEH y el Museo de Burgos reabren el día 29

DB
-

Los centros están trabajando para adaptar sus instalaciones a las nuevas exigencias de seguridad

Los centros se han mantenido ‘abiertos’ a través de las redes sociales y de internet durante el estado de alarma. - Foto: Jesús J. Matías

El Museo de la Evolución Humana y el Museo de Burgos, instalaciones dependientes de la Junta de Castilla y León, reabrirán al público el próximo 29 de mayo, cuando se garantice la salud y seguridad para los trabajadores y para los visitantes. Además, el acceso será gratuito hasta que se completen todas las fases de la desescalada. En las últimas semanas, estos centros están trabajando para adaptar sus espacios a la nueva realidad y «a los más exigentes requisitos de seguridad».
Así lo anunció esta semana la Consejería de Cultura y Turismo, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de los Museos. La medida afectará a los trece centros museísticos dependientes del Gobierno regional, entre ellos el Museo de Arte Contemporáneo (Musac) de León, el Museo de la Siderurgia y Minería de Castilla y León (Sabero) y los museos de Ávila, Salamanca,  Segovia, Valladolid y Zamora, además del Museo Numantino y el Etnográfico de Castilla y León. La única excepción es el Museo de Palencia, que se encuentra cerrado por obras de acondicionamiento y sin fecha inmediata de apertura prevista. Durante el pasado año, el conjunto de museos que gestiona el Gobierno autonómico superó el millón de visitas.
Desde que se decretó el estado de alarma estos centros se han mantenido ‘abiertos’ a través de las redes sociales y de internet, creando un espacio virtual que ha permitido a los ciudadanos el acceso a numerosos recursos, desde las visitas virtuales y la contemplación de las piezas más significativas hasta la participación en iniciativas de carácter comunitario, o la posibilidad de consultar textos y audiovisuales divulgativos que exponen de manera didáctica la excelente labor de investigación y estudio que en ellos se realiza.
El consejero de Cultura, Javier Ortega, explicó en un comunicado recogido por Ical que la situación actual «nos puede servir como acicate para reflexionar sobre el papel que estas instituciones deben jugar en el nuevo contexto social que nos espera al final de esta dura etapa». «Parece lógico pensar que las nuevas condiciones van a limitar la afluencia de un público masivo a los museos. El turismo de masas, las grandes exposiciones de impacto y las actividades socioeducativas de carácter grupal tienen que ser repensadas y replanteadas para ajustarse a las nuevas medidas de seguridad. Se primará, tal vez, la calidad sobre la cantidad. Hay nuevas prioridades y nuevas formas de interacción social y, por lo tanto, la visita presencial ganará en calidad, con un contacto más íntimo y una experiencia basada en el conocimiento y la belleza», señaló.