Radioaficionados: otros héroes en la tragedia de la pandemia

ANDRÉS GALARÓN
-

Numerosas administraciones postales del mundo han reconocido sus valiosas colaboraciones en efectos postales y sellos.

Radioaficionados: otros héroes en la tragedia de la pandemia

Inmersos en el estado de alarma actual como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el virus Covid-19, una larga lista de servidores viene a nuestro recuerdo en una labor altruista que no tiene pago. En esa retahíla, ocupan en estas horas, un lugar destacado los radioaficionados, siempre presentes en las ayudas por las catástrofes de toda índole recogida siempre su labor por los medios de comunicación.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) define el servicio de aficionados como el de radiocomunicación que tiene por objeto la instrucción individual, la intercomunicación y los estudios técnicos, efectuados por aficionados, esto es, por personas debidamente autorizadas que se interesan en la radiotecnia con carácter exclusivamente personal y sin fines de lucro.

Antes incluso de la declaración del actual estado, los radioaficionados colaboradores de la Red Nacional de Radio de Emergencia (Remer) ya desarrollaban una actividad puntual, como siempre, de apoyo a las autoridades. Será bueno recordar que el 1 de abril de 1949 se fundó la Unión de Radioaficionados Españoles (URE) teniendo sus antecedentes en el Radio Club España, asociación fundada en 1922. Desde entonces un dilatado historial habla de sus aportaciones altruistas y desinteresadas al servicio de la humanidad.

Colaboran en mantener el tráfico de las comunicaciones en tareas de rescate, inundaciones, incendios forestales y en todo tipo de emergencias en las que espontáneamente o requeridos por terceras personas y organismo oficiales solicitan su colaboración. Este sábado, 18 de abril, se celebra el 'Día del Radioaficionado' cobrando una especial relevancia entre la sociedad en el presente año donde coincide con una tarea frenética en favor de la sociedad. Numerosas administraciones postales del mundo han reconocido sus valiosas colaboraciones en efectos postales y sellos. En España lo fue en abril de 1999 con un sello de tarifa internacional.