Cáritas Aranda atendió a 864 familias en 2018

Belén Antón
-
Cáritas Aranda atendió a 864 familias en 2018 - Foto: [; Isabel MartÁ­n/Edición Ribera]; Isabel MartÁ­n

Cáritas Aranda atendió a 1.232 personas en la comarca durante el año pasado. 864 familias, el 64% de origen extranjero, se beneficiaron de los programas que la organización presta en la comarca

Cáritas Aranda atendió a lo largo del 2018 a un total de 864 familias, el 64% de ellas de origen extranjero, lo que supone que 1.232 personas de la comarca de la Ribera se beneficiaron de alguno de los diferentes programas que la organización dispone para ayudar a las personas más necesitadas. Así lo resaltó ayer Guadalupe Cuadrado, la coordinadora territorial de Cáritas en la comarca, que también adelantó otros interesantes datos.

En Aranda existen seis parroquias donde se realizan labores de acogida a aquellas personas que por sus características específicas lo requieren. En cada una de ellas hay una trabajadora social y un equipo de voluntarios que colaboran con este programa. En total, durante 2018, a través de las parroquias, se han atendido a 623 personas y se han entregado ayudas económicas directas por un importe total de 63.400 euros. En los pueblos de la comarca, donde también llega la acción de Cáritas, se atendió a 174 personas y se entregaron 12.000 euros en ayudas directas. «En ambos casos a estas cantidades habría que sumar las ayudas en especies, como alimentos, ropa y enseres y que no aparecen incluidas en ese importe», afirmó Cuadrado. 

Desde Cáritas señalan que una parte de las familias que tienen ingresos procedentes del trabajo se ven obligado a acudir a ellos u otras entidades o servicios sociales por la precariedad, inestabilidad y parcialidad de esos empleos. «Otro grupo tiene ingresos procedentes de pensiones no contributivas, las cuales no llegan en su mayoría a los 400 euros, que teniendo en cuenta el encarecimiento de alquileres y suministros podemos entender que son personas condenadas a la exclusión», señaló Cuadrado durante la presentación de la memoria, en la que también afirmó que en la mitad de los casos las familias tienen hijos menores, «lo que supone afianzar la transmisión intergeneracional de la pobreza». En muchas ocasiones Cáritas se encuentra con familias donde la base sustentadora es la mujer, «familias monoparentales que son más sensibles a la exclusión». Por otro lado, el nivel de estudios que presentan es bajo. 

Cáritas en Aranda también apuesta y se compromete con la inserción laboral mediante su programa de empleo. «Hemos atenido a 368 personas en sus diferentes intervenciones de diagnóstico orientación formación y acompañamiento en la inserción laboral. Con respecto a la formación fue dirigida a 108 personas en 13 acciones formativas realizadas, como curso de poda, de empleadas de hogar, limpieza industrial, talleres de agroecología, de restauración de muebles o de reciclado de textil, y hemos obtenido 129 personas insertadas a lo largo del 2018». 

El compromiso de la organización también es con aquellos que son el futuro de Aranda, la infancia y la juventud, «realizando actividades de apoyo escolar, ocio saludable y educación en valores con un total de cien niños y jóvenes». Por otro lado, como comentó Guadalupe Cuadrado, a través del servicio de atención al drogodependiente se ha ayudado a 126 personas mediante acogida, orientación e información, terapia individual, derivaciones, ocio saludable o apoyo emocional.

Otro de los programas que desarrolla es el de personas sin hogar, donde se atiende a uno de los colectivos más vulnerables. «En él recibimos a 255 personas y les ofrecimos servicios de alojamiento, manutención, aseo y ropa, también les derivamos a nuestro programa en Burgos cuando quieren iniciar un proceso de acompañamiento para su integración social». 

En Aranda Cáritas también trabaja en la gestión del residuo textil y venta de ropa reutilizada. «En este proyecto enmarcamos la implantación de los contenedores para recogida de ropa, que son 15. A través de ellos hemos recogido más de 80.000 kilos anuales. Disponemos de una nave de almacenamiento y procesamiento de la ropa, de la cual hemos vendido más de 30.000 prendas y también realizamos entrega para personas que no pueden cubrir el gasto y personas sin hogar, en estos casos hemos llegado a entregar cerca de dos mil prendas», dijo. 

Para hacer frente a esta labor, en Cáritas Aranda cuentan con 107 voluntarios y 10 trabajadores. «Nos financiamos de recursos propios tales como donativos, herencias y legados, campañas, aportaciones de parroquias y otras organizaciones de iglesia y financiación pública como subvenciones de la Junta de Castilla y León y el convenio con el Ayuntamiento de Aranda de Duero», afirmó la coordinadora territorial, que aseguró que en 2019 continúan trabajando adaptándose a las nuevas realidades de la sociedad. «Respecto a cifras, la evolución es similar unos años y otros, pero hay situaciones de familias que según pasa el tiempo son más crónicas, lo que supone una mayor dificultad para salir de ella».