La hostelería pide alargar ERTES y crear un bono turístico

B.G.R.
-

El presidente de la patronal traslada a la Junta estas peticiones y la de elaborar protocolos sanitarios para «garantizar al 100% la seguridad de clientes y trabajadores» cuando puedan reanudar la actividad

Bares y restaurantes se anticiparon a la declaración del estado de alarma y bajaron sus persianas un día antes. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La Federación de Empresarios de Hostelería de Burgos ha pedido a la Junta que traslade al Gobierno central la «necesidad» de que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) «se mantengan en el tiempo» más allá de loe seis meses inicialmente previsto, además de poner encima de la mesa otra serie de actuaciones que tienen como fin apoyar al sector cuando pueda reanudar su actividad. Así lo avanzó ayer el representante de la patronal, Fernando de la Varga, tras la reunión telématica que mantuvo con el presidente del Gobierno regional, Alfonso Fernández Mañueco, y miembros de las distintas asociaciones de este gremio en las nueve provincias. 
«Cuando se desbloquee esta situación de alarma sanitaria, la intención es ir recuperando progresivamente las plantillas porque no queremos despedir a nadie», explicó, al tiempo que justificó su demanda en el hecho de que, de no prolongarse esos expedientes, «abrir  los negocios obligaría a recuperar a todos los trabajadores y eso es imposible de soportar porque no habrá nivel de facturación». Una reivindicación que, según añadió, también comparte el representante regional, que a su vez  «ha trasladado al Gobierno».
Esta medida sería prioritaria para el sector, aunque durante la reunión también se plantearon «posibilidades y situaciones» de cara a la vuelta a la normalidad, pero en las que se tiene que empezar a trabajar cuanto antes, a pesar de que no se plantearon posibles fechas de reanudación de la actividad. De la Varga propuso la elaboración de «protocolos sanitarios» en el sector que permitan «garantizar al 100% la protección de empleados y clientes», de la forma que se pueda ofrecer «seguridad» al turista. La idea fue también recogida por el presidente de la Junta y los hosteleros trabajarán en su desarrollo junto a los técnicos de la Consejería de Sanidad, según señaló, avanzando que esas directrices pueden estar relacionadas con la limitación del aforo en los establecimientos o medidas básicas de higiene como lavarse las manos.
En línea con el objetivo de potenciar el turismo de interior, que es el foco en el que los empresarios de hostelería tienen hoy en día puestas sus esperanzas, la Federación burgalesa también expuso la creación de un bono conjunto para toda la comunidad autónoma. En un principio, dicho paquete incluirá la posibilidad de visitar el patrimonio cultural de la región a un precio económico o incluso simbólico, si bien deberá definirse a lo largo del tiempo y para ello, según de la Varga, se pondrán en contacto con los responsables de la Consejería de la Junta competente en esta materia.
 Mañueco, por su parte, informó a los empresarios del plan de medidas, incluidas en el Decreto Ley que se aprueba hoy en el Consejo de Gobierno, de apoyo a todo el sector turístico y cultural, así como para la promoción de la cultura, el patrimonio, el turismo y el deporte, el patrimonio, el turismo y el deporte. El objetivo, según señaló, pasa por que «las personas vuelvan a viajar, vuelvan a hoteles, restaurantes y cafeterías, será fundamental recuperar la confianza».
Sobre estos apoyos, De la Varga aseguró que el responsable regional prefirió no desvelar detalles,  aunque estos irán en la línea de financiación de alquileres de locales o de pagos de gastos corrientes. No obstante, sí que se trasladó al presidente de la Junta que «las medidas económicas sean fáciles de tramitar y que se simplifiquen los procedimientos administrativos porque lo que más apremia a los empresarios es la falta de liquidez».
El presidente de los hosteleros burgaleses quiso agradecer a la Administración regional que «se nos tenga en cuenta» y que se haya creado un «vínculo directo» con el sector, además de que también compartió las propuestas de compañeros de otras provincias, entre las que destacó la del represente de Zamora. En este sentido, expuso que, en línea con lo que se está realizando en la Francia, «se proponga al Gobierno central que el IVA repercutido que tienen las empresas de hostelería sea solo del 5% durante este año, lo que permitiría capitalizarnos y poder volver a hacer frente a futuros pagos».