Se busca una estatua que 'voló' de Clunia

I.M.L.
-

El doctor de la UBU Eloy López Zamanillo alerta sobre el posible expolio de la pieza del yacimiento romano, de la que solo hay una pista documental en un libro de 1916

Según Huidobro, la estatua estaba en el yacimiento de Clunia pero no hay rastro de ella. - Foto: DB

En un ejercicio de arqueología documental, un investigador localizaba una gran pieza escultórica que podía procedente de la colonia Clunia Sulpicia. Este investigador es Eloy López Zamanillo, doctor de la UBU y autor de Ave Burgus, donde defiende el origen romano de Burgos. En sus siete años de trabajo para su tesis doctoral se topó con un hallazgo en papel: una estatua de un hombre barbado con toga. La procedencia de este elemento se ubicaba, según el libro en el que aparece una lámina que reproduce una fotografía del mismo, en el yacimiento de Clunia, sin aportar ni un solo detalle más.

López Zamanillo se ha preguntado ahora por este hallazgo y su actual ubicación, pero la respuesta es el silencio. Nadie ha sabido darle cuenta de dónde se encuentra esta estatua, por qué manos ha pasado para no dejar rastro alguno, lo que le lleva a pensar que "alguien le puso ruedas". "La desaparición de vestigios de gran valor no es algo nuevo, desgraciadamente, y esta estatua podría ser Adriano, Marco Aurelio incluso, porque no hay tantos emperadores representados con barba", aventura.

Lo cierto es que la única pista de la existencia de esta estatua y su procedencia cluniense es su mención en el libro de Luciano Huidobro Contribución al estudio del Arte Visigótico en Castilla donde la nombra escuetamente diciendo "la estatua que representa a un Emperador o cosa semejante (inédita)", pero no aclara de dónde sacó la fotografía que reproduce de ella en su publicación, que data de 1916. "En aquella época, las publicaciones se hacían así, y si un investigador encontraba alguna pieza porque un coleccionista o alguien le decía que la tenía y se la dejaba fotografiar, no aportaba más detalles. Eso ahora no se podría hacer porque sería delito", apunta Miguel Ángel de la Iglesia, codirector de las excavaciones de Clunia.

Los investigadores de esta colonia romana están al corriente de la historia de esta estatua, aunque sigan sin saber su actual paradero. De hecho, Pedro de Palol ya corrigió a Huidobro en su Clunia Sulpicia, ciudad romana (1959) calificándola como "una gran escultura cuyo paradero desgraciadamente desconocemos" y le enmienda: "Se trata, a nuestro entender, de una representación del Júpiter de Clunia, de época del emperador Adriano, impregnada de helenismo y de bellísima factura por lo que puede apreciarse en esta lámina".

No hay nada más, ni registro de dicha escultura en ningún museo ni archivo, ni explicación de cómo y dónde pudo hacer Huidobro la foto, nadie parece haber visto nunca más esa escultura ni es citada por otros estudiosos.