A punto la obra que evitará el tapón de la AP-1 en Armiñón

Ó.C.
-

Se espera que sea este mes cuando terminen las obras en el ramal que une la antigua autopista con el trazado de la A-1

El ramal ha pasado de uno a dos carriles para aumentar su capacidad. - Foto: DB

Las obras para mejorar la conexión entre la antigua AP-1 y el trazado de la A-1 están cerca de terminar. La intención de esta actuación es evitar las retenciones que se generaban, sobre todo en los meses de verano tras la liberalización de la autopista, cuando el aumento en el tráfico provocó que los ramales de unión entre ambas vías de comunicación no soportaran el volumen de vehículos, lo que derivaba en grandes colas en el nudo que se ubica en el municipio alavés de Armiñón, muy cerca de Miranda. 

El encargado de acometer estas obras ha sido el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, quien contó con la colaboración de la Diputación Foral de Álava que se encargó el verano pasado de hacer las obras en sentido Burgos. Aún así donde más problemas se generaban era en el sentido Irún, por lo que la mejora que ahora se va a terminar ha sido la más complicada desde el punto de vista técnico.

Tal y como se explica por parte del Ministerio con estas obras se «ha realizado una actuación específica de ampliación de capacidad del ramal de conexión entre la autopista AP-1 y la autovía A-1». Ayer fue el momento en el que esa unión se reabrió al tráfico con los dos carriles adaptados, ya que con las obras esta ha sido la principal ventaja: pasar de uno a dos. De momento se espera que durante este mes se ponga punto y final a la adecuación.

Esta actuación se incluyó dentro de una partida total de 13,5 millones de euros que se destinaron al conjunto de las actuaciones realizadas en el antiguo trazado de la AP-1 . Dentro de esa cantidad se incluyen  los trabajos de demolición de las playas de peaje o la restitución de la continuidad de las calzadas en los enlaces.

En cualquier caso, con la mejora realizada en Armiñón, muchos mirandeses que trabajan en Vitoria esperan que los problemas que ha tenido los últimos veranos no se vuelvan a repetir en este nudo de comunicaciones.