scorecardresearch

Vendidas el 80% de las entradas de los conciertos de fiestas

Ó.C.
-

La Oreja de Van Gogh llenará las 600 plazas del Multifuncional y quedan entradas para Rulo y la Contrabanda y La Regadera. La programación empieza el 9 de septiembre y acaba el domingo 12

Vendidas el 80% de las entradas de los conciertos de fiestas

Las fiestas patronales en honor a la Virgen de Altamira asoman en el horizonte del 9 de septiembre con cuatro días con 50 actividades y un presupuesto de 169.000 euros. La pandemia ha impedido algunos actos tradicionales como el desfile de carrozas y ha condicionado otros como los conciertos. El Ayuntamiento de Miranda apostó por la Oreja de Van Gogh -10 de septiembre-, Rulo y la Contrabanda -día 9- y el grupo mirandés de La Regadera, que ocupará al escenario el sábado 11. Ninguno tocará gratis en la calle Cantabria, sino que subirán al Multifuncional donde habrá que pagar cinco euros, lo que no frena la asistencia porque se han retirado el 80% de las localidades. 
La concejala Inés Busto detalla que «para la Oreja de Van Gogh ha agotado las 600 entradas, quedan 100 para La Regadera y unas 200 de Rulo y la Contrabanda». Además, aclara que «ojalá hubiéramos hecho los conciertos en la calle Cantabria, pero sería incontrolable y se nos podía ir de las manos» y decidieron establecer una entrada, «ya que en los conciertos de verano las invitaciones se retiraban y la gente luego no iba». Por eso, en otros espacios en fiestas como en el colegio Altamira, las actuaciones tendrán entrada libre hasta completar aforo.
Al margen de música, habrá actividades de calle como teatro o magia y «cada acto tendrá su zona delimitada para encauzar a la gente, porque creemos que esta es la mejor solución en vez de anular». También habrá fuegos artificiales, otro plato fuerte, con una sesión el domingo en las riberas del río, aunque «veremos a ver si podemos cerrar más calles para habilitar más espacio». Ante la posibilidad de aglomeraciones, Busto apela «a la responsabilidad individual de no juntarnos y si lo hacemos ponernos la mascarilla». 
Pese a todas las dificultades, la responsable manifiesta que en este 2021 «teníamos claro que en fiestas había que hacer algo porque la vida sigue y necesitamos alegría». Este era el punto de partida «en unas fiestas que no son normales», porque no habrá feria gastronómica, carrozas y tampoco txoznas. Así afronta unas fiestas que están a la vuelta de las esquina y Busto las define como «sensatas, realistas y con responsabilidad, porque lo que está puesto se hará con seguridad». 

 

VENTA DE PROGRAMAS

 El programa de fiestas está ya a la venta en 43 establecimientos a un precio de 1,5 euros. La recaudación en este caso irá para la asociación Valkiria.