El amor es como una danza

B.G.R.
-

60 invitados acompañaron a a los novios hasta la Catedral en la primera boda medieval del Fin de Semana Cidiano, donde reinó el humor y la guasa. Antes hubo un torneo de tiro con arco y el día terminó con el desfile nocturno

Los contrayentes finalizaron el enlace bailando con La Farandola con sus invitados y todo el público que quiso acompañarles en la plaza de Santa María. - Foto: Valdivielso

GALERÍA

Espectacular desfile de antorchas

Como suele ser habitual en una boda, la novia siempre llega tarde. En este caso también el novio, porque ambos, procedentes de Zaragoza, se perdieron por las calles del centro. Los invitados ya estaban esperando a las puertas del Teatro Principal y con media de retraso comenzó ayer el enlace medieval del Fin de Semana Cidiano, una de las novedades de este año. Encabezaban la comitiva los músicos, tocando canciones tradicionales, seguidos de los guerreros, que mostraban la clase social de los contrayentes, ya fueran nobles por título o por méritos, como el héroe castellano, que «consiguió su valía a través de la guerra», explicaba Raúl, miembro de la organización y que daba las instrucciones a los participantes.
Silvia y José Antonio, los futuros esposos, arrancaron el recorrido acompañados de casi 60 invitados. Ella, en homenaje a Jimena, llevaba puesto capa, vestido, tocado y el pelo recogido en unas trenzas, sin olvidarse de una flor en la mano. Él, de caballero mercenario. La música les acompañó por el Espolón con solo un tímido ¡vivan los novios! pronunciado por el público. A diferencia de en la vida real, no estaban nerviosos y avanzaban hacia una boda «diferente» a las de la época medieval. «Entonces no se intercambiaban anillos. Se daban las manos y se les entregaba un cirio que encendían cuando había algún problema», explicó el novio.
Todo eran fotos a su paso de los que presenciaban el desfile nupcial que concluyó en la plaza de Santa María. Allí les esperaba el abad (llamado Uri y de Barcelona) con una ceremonia un tanto particular llena de humor y guasa que, sin embargo, guardaba el mensaje de cualquier enlace. «Cuando un hombre y una mujer se unen inician un camino largo y sinuoso que da vueltas y que es como una danza», les dijo a los contrayentes.
La novia cambió el nombre por Silveria y el novio por el de Cojonciano. El abad se dirigió primero a este último para preguntarle el ‘sí quiero’ con un «piénsatelo bien» y sonido de móvil incluido. La respuesta fue afirmativa y despertó el aplauso del público, tras la cual comenzó una danza en la que la novia recibió las flores que llevaban sus invitadas. Después llegó el turno de la futura esposa, a la que le dijo antes «si había mirado bien a su marido», y el acto acabó con el tradicional «yo os declaro marido y mujer» y «puedes besar a la novia si no lo has hecho antes, bribón».
Los enlaces de aquella época llegaban a durar días, aunque en este caso fueron 30 minutos con recorrido incluido. Tampoco se invitó a un gran convite a todos los invitados (tanto a los que acompañaron a los protagonistas como a los que les esperaban junto a la Catedral), aunque sí a aprender a bailar danzas medievales, con una tímida participación inicial, sobre todos de niños, que se fue animando.
En ese momento fue cuando los canteros, carpinteros y herreros que había en la plaza de Santa María retomaron sus trabajos en el área dedicada a antiguos oficios que también se ha estrenado en esta edición. Allí estaba Alberto, un tallista aficionado que había venido de Navarra y que esculpía en ese momento un escudo del Osasuna en madera de olivo. Se le acercaron varios ciudadanos para conocer su labor, interesándose por los materiales que utiliza, las herramientas y la técnica. «Lo que más llama la atención es la forma de trabajar porque hay que tener mucha paciencia», comentaba.
tiro con arco. El Burgos cidiano no se detiene y las actividades se suceden aunque no sea la primera vez que se realicen. Desde hace cuatro o cinco años el Club Arco Cid celebra su Torneo Medieval de tiro con Arco del Reino de Castilla. Participaban una treintena de aficionados (todo ellos federados) procedentes de distintas provincias. De dos en dos tiraban las flechas de madera a distintos objetivos colocados en la ribera del Arlanzón y sujetados con fardos de paja. Había varias pruebas, cada una con su puntuación.
Manzanas, arandelas, cintas o bolas de poliespán eran las dianas, al que no solo apuntaban arqueros veteranos. Porque la agrupación tiene ya su cantera, tal y como subrayó su presidente, Miguel Ángel López, quien recordó la vinculación de esta práctica deportiva a la época de la Edad Media, «iniciada por los ingleses», que después fue extendiéndose. «Dicen que cuando cogían prisioneros a los arqueros en las batallas les cortaban los dedos para no poder coger el arco y de ahí viene el signo de victoria cuando les mostraban intactos».
 La competición, el enlace matrimonial, el torneo de arco... y un sinfín de actividades y talleres forman parte de la programación del evento, mercado incluido que ocupaba todo el Espolón. Por la noche llegó otro de los actos que congrega a mayor número de asistentes,  el desfile nocturno de todos los participantes que sale del puente de San Lesmes y recorre las calles de San Juan y Santander hasta llegar hasta la plaza del Cid, donde se realiza la ofrenda floral a cargo de la  Hermandad de Caballeros Hijosdalgo de Río Ubierna e Infanzones de Vivar del Cid.
Mas de mil figurantes y 30 asociaciones se han involucrado en esta edición del Fin de Semana Cidiano. Puede que esté siendo una de las de mayor participación, según reconocían ayer desde la organización. Muchos de ellos, principalmente los procedentes de fuera de Burgos, coincidieron en la comida celebrada en el centro cívico de San Agustín, donde hubo que hacer dos turnos de 400 personas para poder atender a todos los comensales.

 

PROGRAMA PARA HOY

12 h. Misa concelebrada en la Catedral, ofrenda floral y entrega de armas en la tumba del Cid.
13 h. Torneo Medieval de Tiro con Arco junto al puente San Pablo.
14.30 h. Combate entre caballeros junto al río y Teatro Principal.
18 h. Jura de Santa Gadea en la plaza de Santa María. Marcha hacia el destierro.
20.30 h. Desfile de Antorchas a lo largo del mercado medieval partiendo de la Plaza del Cid.
21 h. Espectáculo de clausura con magia, danza, teatro, música, malabares y combates en el Arco de Santa María.