Arcecarne lanzará una web para vender chuletones a domicilio

L.M.
-

El cierre de hoteles y restaurantes ha provocado que la empresa cárnica haya perdido el 90% de sus clientes habituales, por lo que su almacén está lleno. Los precios son hasta un 40% más económicos

Los almacenes de Arcecarne tienen cerca de 30 toneladas de chuleteros en stock tras el cierre de hoteles, restaurantes y bares. - Foto: Alberto Rodrigo

El cierre de bares y restaurantes fue como un puñal en la espalda para los gerentes de Arcecarne.No a nivel particular, ya que, como todos los burgaleses, deben cumplir la cuarentena y salir de casa para trabajar y hacer la compra, sino más bien en el plano económico.Su empresa tenía en la hostelería el 85% de sus clientes, por lo que calculan que las ventas han podido descender en la última semana cerca de un 90%. Además, el aviso del Gobierno para que los hoteles cesen momentáneamente su actividad ha sido la puntilla. Los hermanos Arce (Luis y Roberto) han tenido que ingeniárselas para tratar de salvar la empresa, aunque se han encontrado con un grave problema: en sus almacenes se agolpan cerca de 1.000 chuleteros de vaca, o lo que es lo mismo, 30 toneladas de carne premium o madurada (distintas piezas, entre las que destacan chuletones, entrecots o rib eyes) durante varios meses que ahora no tienen salida comercial, salvando el género que llevan a las tiendas a pie de calle, y que aunque la facturación en estas no ha disminuido, no da para descongestionar sus instalaciones.
Es por ello que están ultimando el lanzamiento una aplicación para teléfonos móvil (Applicarne) y una página web (www.applicarne.es) donde todos los interesados podrán adquirir, en cualquier momento y desde cualquier lugar, una de estas codiciadas piezas. «Vamos a empezar en Burgos, pero nuestra idea es que llegue a toda España», apunta Luis, que confiesa que han tenido que acelerar el desarrollo de la misma ante el problema de stock con el que se han topado en los últimos días. Su intención es repartir las compras a domicilio el género, que debe seguir un proceso de maduración durante un tiempo concreto y que ahora, cuando debe ser servido en el plato, se encuentra sin compradores. «Tenemos el stock parado completamente.Estamos a un 15% o 20% de nuestra facturación habitual gracias a las tiendas y a alguna que otra residencia de ancianos a la que servimos», asegura Roberto. 
un ciclo que no para. Cada 30 o 40 días tienen una nueva remesa de chuletones, por lo que si no consiguen adjudicar los que ahora tienen almacenados se juntarán con una cantidad importante de género cárnico. Es por ello que han lanzado ofertas, tanto en los establecimientos como en la aplicación móvil y página web de entre el 30 y el 40%, lo que esperan pueda llamar la atención de los consumidores. «No tenemos problema en enviarlo a casa de un día para otros», admiten los hermanos.
De momento ya la tienen disponible para dispositivos Android, mientras que la destinada a iPhone está pendiente de la aprobación, aunque esperan que esta no se dilate mucho en el tiempo. Mientras tanto, siguen paseando entre chuleteros de vaca premium en sus instalaciones del polígono industrial de Villalonquéjar, punto operativo desde el cual repartirán.
Arcecarne arrancó su andadura como una carnicería en la zona sur de la capital en el año 1995, y hoy en día se ha transformado en una empresa puntera, volcada en los procesos de innovación y que surte de carne de todo tipo y con una calidad excelente a los establecimientos de hostelería españoles de mayor prestigio.Entre sus clientes más habituales se encuentran restaurantes con Estrella Michelín como el Restaurante Dani García o Diverxo y su franquicia londinense Streetxo, ambos del mediático chef Dabid Muñoz. Alrededor de Arcecarne se ha creado un grupo empresarial de más de 100 empleados.