Una carrera en continuo ascenso

José Javier Zárate
-

George MacKay, que se dio a conocer con 'El secreto de Marrowbone', convence a crítica y público con su soldado de la Primera Guerra Mundial en una misión suicida en '1917'

Una carrera en continuo ascenso

La primera escena de la película 1917 que nos viene a la cabeza es la épica carrera a lo largo de una trinchera batida por el enemigo. La escena evoca dos igualmente épicas, la cabalgada de Kevin Costner en Bailando con lobos, y la muy británica carrera de Carros de fuego. En la primera el protagonista es George MacKay, que convence a crítica y público en su papel de soldado de la Primera Guerra Mundial. 
Pero para llegar hasta aquí, ha tenido que sudar. Y cantar. Esto le ha permitido participar en varios musicales. 
Con fama de discreto y educado, elude la popularidad y las redes sociales. MacKay, que nació en Londres en 1992, parece especialmente susceptible a establecer relaciones sentimentales con compañeras de rodaje que duran lo que dura la producción. Actualmente se desconoce si tiene pareja.
Hijo de una diseñadora de vestuario británica y un responsable de iluminación australiano, parece inevitable que desarrollara su carrera en el mundo del espectáculo. 
Descubierto por un cazatalentos, su primer papel fue Curly, uno de los Niños perdidos en Peter Pan: La gran aventura. Era 2003 y el actor solo contaba 10 años.
En 2006 protagonizó la adaptación de la BBC de Johnny y la bomba, la novela juvenil de Terry Pratchett. También interpretó el papel de Riccio en la adaptación cinematográfica de la novela infantil de Cornelia Funke El señor de los ladrones, titulada en España El príncipe de los ladrones, y en la película actuó Aaron Taylor-Johnson
A pesar de estos éxitos iniciales fracasó en sus intentos de entrar en la Real Academia de Arte Dramático y la London Academy of Music and Dramatic Art. Estos fracasos no le arrugaron. Al contrario, reforzaron su decisión de ser intérprete. Y así fue aprendiendo el oficio de actor actuando.


Con famosos

Desde muy pronto compartió cartel con actores famosos. Participó en 2006 junto a Tim Roth, Chiwetel Ejiofor y Sophie Okonedo en la película de HBO Tsunami: El día después. Y en 2007 tomó parte junto a Derek Jacobi en la televisiva The old curiosity shop. En 2008 fue Aaron en Resistencia, con Daniel Craig. Al año siguiente actuó junto a Clive Owen en Solo ellos.? Dos después fue Jake en la película musical Hunky Dory, protagonizada por Minnie Driver.
2013 fue su despegue. Sus papeles fueron bien valorados. Fue Davy en el musical Amanece en Edimburgo, Jake Whittam en Breakfast with Jonny Wilkinson, Eddie en Mi vida ahora y Aaron en Vivir en peligro. Este último le supuso un Premio BAFTA de Escocia al mejor actor.
Pride, Bypass, Captain Fantastic y su participación en las series The outcast y 22.11.63, esta última junto a James Franco, ocuparon gran parte de  su agenda entre 2014 y 2016.
Al año siguiente estrenó El secreto de Marrowbone, por el que recibió en Cannes el Premio Chopard a jóvenes actores prometedores, como su compañera de rodaje Anya Taylor-Joy. Y en 2018 interpretó a Hamlet en Ophelia. 
Pero ha sido 1917, de Sam Mendes, la que ha acabado de afianzar su carrera. Su interpretación del cabo Schofield transmite emoción. Podemos verlo atravesando las líneas enemigas, viendo la muerte de su amigo, sufriendo mil penalidades para entregar un mensaje que salvará a otros soldados de caer en una trampa alemana… Y está esa carrera final, llena de valor y deseo de cumplir con el deber.
Su último estreno es La verdadera historia de la banda de Kelly. En ella  interpreta al famoso bandido australiano. Para ello ha hecho lo que tantos famosos actores: se ha entrenado duramente para adquirir una condición física espectacular. La cinta se estrena en el BCN Film Fest 2020. 
MacKay está en racha. Es el hombre y el actor de moda. Su carrera es una estrella ascendente que promete muchos éxitos.