Patrimonio avala la mejora del pavimento de Las Huelgas

R.P.B.
-
El estado de las aceras y de la calzada es lamentable, penoso e indigno. - Foto: Jesús J. Matías

Mientras el Ayuntamiento da largas a los vecinos que reclaman el arreglo de las aceras y la calzada de la calle Alfonso VIII Patrimonio Nacional se muestra sensible a actuar

Se sienten olvidados. Y eso que viven junto a uno de los más hermosos y más visitados monumentos de la ciudad. Pero ni de eso se benefician por lo que parece. Los vecinos de Las Huelgas han hecho todo lo que está en su mano para tratar de revertir una situación de la que llevan quejándose años: las aceras y la calzada de la vía nuclear del barrio (calle Alfonso VIII) son un peligro, tal es el deterioro en que se encuentran; riesgo para los viandantes e incluso para los vehículos que por ella circulan (y lo hacen muchos, toda vez que es un emplazamiento turístico de primer orden). 


Así que tras mucho insistir reclamando al Ayuntamiento que tomara alguna medida, y tras las largas de éste amparándose en que se trata de una zona sensible afectada por un monumento Patrimonio Nacional, los vecinos decidieron contactar con este organismo público. Y hete aquí que éste se ha mostrado mucho más sensible con la cuestión. Tan es así, que en una carta remitida a los más de 300 vecinos que con sus firmas solicitaban la mejora del pavimento en el barrio, Patrimonio Nacional respondió en estos términos: "Considerando soluciones que sean acordes con la preservación de los valores histórico-artísticos del monumento, valoraríamos muy positivamente actuaciones que mejoren la funcionalidad y homogeneidad de los pavimentos".


En la misma misiva, Patrimonio nacional subraya que "la urbanización de esta vía pública es responsabilidad del Ayuntamiento de Burgos y en el caso que esta entidad atendiese su petición, Patrimonio Nacional nformaría sobre la obras propuestas al encontrarse dentro de la delimitación ‘entorno de protección del BIC Monasterio de Las Huelgas’ (...) Los servicios técnicos de Patrimonio Nacional colaborarán en cualquier iniciativa municipal que mejore las actuales condiciones de la urbanización de la calle Alfonso VIII, con todo el interés que merece este entorno". La sensibilidad y voluntad manifestada por el organismo ministerial contrasta con la respuesta que, una y otra vez, han recibido los vecinos por parte del Consistorio. "Se desestima desde el punto de vista técnico la petición realizada de eliminar el empedrado en aceras y calzadas, sustituyendo dicho pavimento por otro de losas pétreas lisas".


Las demandas. Los vecinos del entorno de Las Huelgas denuncian (llevan años haciéndolo) que las aceras y la calzada de la calle Alfonso VIII, compuestas de cantos rodados tienen una nula conservación. "Nos encontramos a nivel de calzada con multitud de baches, desniveles y hundimientos y, unas aceras por donde resulta muy difícil (por no decir prácticamente imposibre) transitar no sólo por los vecinos del Barrio de Huelgas, sino por la multitud de turistas que nos visitan y todos aquellos vecinos de la ciudad que desean disfrutar de nuestro barrio. A todos, nos genera grandes dificultades si se accede andando, y mucho más para aquellos que utilizan sillas de ruedas, carritos de bebé, si son personas de avanzada edad o para quienes sufren a1gún tipo de dificultad física, siendo raro el día que no escuchas a alguien quejarse porque le resulta imposible andar por esas aceras e incluso haber presenciado cómo algunas personas se tuercen un tobillo o incluso llegan a caer al suelo", explican com detalle los denunciantes.


Que van mucho más allá y endurecen su discurso al afirmar que el estado general en el que se encuentra en barrio es "lamentable y tercermundista. Y ello es intolerable, no sólo por las dificultades para los peatones, sino también por el importante interés turístico que goza el barrio de las Huelgas, cuando el resto de zonas turisticas de 1a ciudad han sido rehabilitadas (entorno de la Catedral, Fernán González, San Esteban, Saldaña etc). La única conservación que se lleva a cabo es cuando se acerca la celebración de El Curpillos: la acción de unos operarios del Ayuntamiento que, con cubos de agua mezclada con un poco de cemento, lo extienden por los baches con una escoba. Solución a todas luces inadecuada e intolerable, dado que no solventa la problemática ni cubre los baches, son un mero parche que dura lo que tarda en secarse ese ‘agua manchada de cemento’ pues al paso de algún vehículo y autobuses lo único que genera es polvo de cemento y suciedad".


perjuicios. A todo ello añaden los vecinos denunciantes los graves perjuicios que está ocasionando ese mal estado del pavimento. "Con el tránsito de los autobuses urbanos, dado que, al no gozar de un pavimento liso, sino empedrado y con multitud de baches y desniveles, sumado a la gran velocidad a la que circulan, provocan que las casas vibren, ocasionen grietas e incluso que piedras sueltas de la calzada salgan disparadas hacia 1as personas o los inmuebles. La colaboración mostrada entre el Ayuntamiento y Patrimonio Nacional con actuaciones en el muro del parque El Parral o en la finca aledaña al mismo, demuestran que, si ambas instituciones lo desean, son capaces de llegar a acuerdos, por lo que ahora, deben ponerse a trabajar conjuntamente para dar una pronta y satisfactoria solución a la situación planteada", esgrimen los afectados, que ya están perdiendo la paciencia ante el inmovilismo municipal y reclaman una solución inmediata.