Primeras 16 multas de 'Ordenanza' a repartidores y ciclistas

FERNÁN LABAJO
-

La Policía Local tramitó las primeras denuncias desde la entrada en vigor de la nueva normativa de movilidad tras el fin de la campaña informativa. También puso coto al aparcamiento de motos detrás de la Diputación

Primeras 16 multas de 'Ordenanza' a repartidores y ciclistas - Foto: Jesús J. Matías

El tiempo de la información llegó a su fin y dejó paso a las primeras multas por incumplir la nueva normativa. El concejal de Movilidad, Josué Temiño, advirtió la semana pasada de que la Policía Local comenzaría a denunciar tanto a los ciclistas que circularan por la acera como a los repartidores que no se ajustasen al horario de carga y descarga, y la advertencia se cumplió. A lo largo de la jornada de ayer, los agentes del cuerpo municipal tramitaron un total de 16 sanciones, la mitad para cada uno de estos dos colectivos. Eso sí, hubo cierto cuartelillo en ambos casos y se mantuvo una filosofía informativa.

A los ocho ciclistas que ayer se llevaron las primeras multas desde la entrada en vigor de la nueva Ordenanza de Movilidad no les pudo pillar por sorpresa. El Ayuntamiento llevaba semanas avisando que el periodo de información estaba próximo a acabarse y que ayer comenzaban las denuncias. Dicho y hecho. La Policía Local mantuvo el diálogo con aquellos usuarios de bicicletas que circulaban por las calles peatonales, incluso en las Áreas de Tráfico Restringido, pero no en el resto de la ciudad.

La idea del cuerpo municipal es mantener esa labor informativa  e instructiva mientras se instala la señalización pertinente en las nueve calles donde se restringirá el tránsito de bicis. No obstante, los efectivos policiales multarán a todo aquel que exceda los límites de velocidad o realice maniobras que pongan en peligro a los peatones.

Los agentes actuaron principalmente en la plaza de La Flora, donde media docena de vehículos no se ajustaron al horario de carga y descarga.Los agentes actuaron principalmente en la plaza de La Flora, donde media docena de vehículos no se ajustaron al horario de carga y descarga. - Foto: Jesús J. Matías

Los buenos tiempos para los repartidores tras años de incumplimientos horarios de la carga y descarga que salían gratis también se acabaron ayer. Hubo minutos extra que muchos apuraron hasta tener el agua al cuello, pero los despistados, los que no se daban por aludidos o los que ni siquiera sabían que la histórica vista gorda había llegado a su fin, se encontraron en el parabrisas una sanción.

La imagen hasta entonces fue similar a la de siempre. Unas calles peatonales repletas de camiones, furgonetas y coches de reparto a media mañana, cuando abren los bares y locales hosteleros que tiene un horario diferente a los que sirven el desayuno. Muchos de los trabajadores que utilizan a diario la carga y descarga ya comentaban en este mismo periódico que el retraso en su tarea se produce en muchas ocasiones por las pocas ganas de madrugar de algunos encargados de establecimientos. De ahí que a primera hora el movimiento de cajas y carretillas sea escaso y en el último momento haya incluso carreras para llegar a tiempo.

 

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)