Las exportaciones siguen en caída y pierden un 7% este año

SPC
-
Un maquina opera en el PuertoSeco de Pancorbo (Burgos) - Foto: Luis López Araico

Los expertos apuestan por fomentar los clúster de pymes y buscar un hueco en los países emergentes

El comercio exterior de Castilla y León sigue perdiendo el empuje de antaño, cuando lideraba las cifras de crecimiento nacional y rompía récords año tras año. Una realidad que tocó techo en 2016 para, desde entonces, comenzar un peregrinaje por el desierto que le ha llevado a encadenar dos años seguidos de caídas y un tercero, este 2019, que comienza con un retroceso del 7,4 por ciento respecto al curso pasado. Los datos publicados ayer por la Consejería de Economía y Hacienda reflejan que durante los dos primeros meses del año, la Comunidad ha exportado 2.490 millones, casi trescientos menos que en el mismo periodo de 2018. Un deterioro que contrasta con la realidad nacional, que apenas varía respecto al curso anterior, con un ligero retroceso del 0,3 por ciento.
En los dos primeros meses del año, en Castilla y León destacó el peso de las exportaciones de material de transporte (37,4 por ciento del total exportado) con un valor de 932 millones de euros. Le sigue en importancia de peso la sección de máquinas, aparatos y material eléctrico (18,1 por ciento).
Tras conocer estos datos, el presidente de Cecale, Santiago Aparicio, reclamó una formación específica y apoyo para que las empresas ganen tamaño y puedan salir de forma regular al exterior. Asimismo, advirtió de que la internacionalización se debe asumir como una inversión, no como un gasto, a medio o largo plazo. El dirigente de la patronal aseguró que «lo decimos por activa y pasiva», «la exportación logra resultados a largo plazo, es una camino largo y difícil», y recordó que «hay que ser reiterativos, constantes, porque se requiere de unas herramientas que tienen un coste».
Recesión

El presidente del Colegio de Economistas de Valladolid, Juan Carlos de Margarida, que presentó ayer el  V Observatorio Económico de Castilla y León, recomendó a las empresas de la Comunidad abrir su exportaciones a países emergentes para compensar el retroceso que está sufriendo el mercado europeo, a la vez que advirtió del peligro que supone olvidarse de la internacionalización en una situación de «recesión en ciernes como en la que nos encontramos».
Para afrontar este retroceso, el decano propuso reducir los costes energéticos, asentar las nuevas tecnologías y potenciar la innovación, aunque también abogó por el fomento de clústers «que permitan que las empresas de la Comunidad aumenten su tamaño a medio plazo, apuesten por productos innovadores y se abran a otros mercados menos tradicionales como Asia, Japón o Canadá». De esta forma, en su opinión, «se conseguirá que las pequeñas empresas puedan crecer de forma exponencial y ser realmente competitivas».