Las piscinas se ponen a punto y se baraja entrar por turnos

C.M.
-

Los operarios del Servicio de Deportes han comenzado a realizar las labores de mantenimiento habituales por estas fechas, aunque el día de apertura dependerá la Junta

Por El Plantío han llegado a pasar 6.000 personas en un día. - Foto: Jesús J. Matías

A poco más de un mes para que se inicie la temporada de verano en las piscinas municipales, los operarios del Servicio de Deportes se afanan en poner a punto las instalaciones realizando las reparaciones que quedaron pendientes, tanto en el exterior como en interior de los edificios, y segando el césped para que esté en perfectas condiciones para cuando lleguen los primeros usuarios. Todo se está desarrollado como años anteriores aunque se da por seguro que ya nada va a ser igual en esta ‘nueva normalidad’. 

No se sabe la fecha de apertura y se da por seguro que habrá un control del aforo que obligará a realizar la entrada por turnos. Todo dependerá de la evolución de la enfermedad y de las directrices que en este sentido dicte la Consejería de Sanidad.

Según el calendario anual de las instalaciones deportivas municipales, la apertura de las piscinas de San Amaro estaba prevista para el 10 de junio mientras que las de El Plantío se había fijado para el 17 de ese mismo mes. Ambas cerrarían el 6 de septiembre. Pero a día de hoy no se sabe si será posible. «Estamos trabajando como si esas fueran las fechas de apertura y se están acometiendo las labores de mejora y limpieza para que todo esté listo cuando nos dejen abrirlas», aseguró el concejal de Deportes, Leví Moreno.

En las de San Amaro están casi concluidas al ser un complejo de menores dimensiones y también en las de Capiscol, que son cubiertas pero tienen una zona de solarium que se abre en verano y que es necesario acondicionar. Todavía queda trabajo por realizar en El Plantío, unas instalaciones más grandes y también más deterioradas al ser las más antiguas.

Una vez que todos los complejos estén en perfecto estado de revista queda por determinar cómo se organizará el acceso de los usuarios a los recintos al tener que cumplir unas distancias de seguridad. El concejal está convencido de que se tendrá que reducir «bastante» el aforo. De modo, que la tradicional imagen de que no queda un hueco en el césped para poner la toalla y los vasos de las piscinas están llenos en los días más calurosos ya no será un clásico del verano.

Todo parece indicar que el acceso se tendrá que hacer por turnos pero no se sabe de cuánto tiempo de duración cada uno aunque se trabaja en varios escenarios. «Pensamos que no será posible estar en el recinto desde la apertura hasta el cierre. Habrá que hacer turnos y cuando acabe el primero cerrar y desinfectar durante una hora y volver a abrir pero dando prioridad a los bañistas que hayan entrado. Si fueran dos turnos de 10 a 14 y de 15 a 20 horas, cerrando una hora para desinfectar, ni tal mal pero todo dependerá de las directrices de la Consejería de Sanidad», señaló. 

Tampoco se sabe si las autoridades sanitarias pondrán límites al número de personas que pueden estar en el interior de los vasos nadando. «No sabemos si se obligará a que haya una persona por calle. Echamos en falta que las autoridades sanitarias nos vayan dando alguna directriz para hacernos una idea», lamentó.

Vestuarios y duchas. El problema no es tanto en las piscinas propiamente dichas, dado que se les echa cloro y otros productos para que el agua esté limpia, ni tampoco en las zonas verdes sino en los vestuarios y las duchas. «Son los espacios que realmente nos preocupan, dado que pueden ser focos de contagio».

El concejal de Deportes reconoce que Burgos está muy pendiente de lo que hagan otras comunidades autónomas como Murcia, Andalucía o Madrid que tradicionalmente abren las piscinas el 1 de junio debido a las elevadas temperaturas mientras que en la ciudad se espera a mediados al no hacer todavía el calor suficiente para bañarse al aire libre. 

Las piscinas serán, sin duda, el mejor remedio para refrescarse durante los meses de verano para muchos burgaleses que no podrán irse de vacaciones, pero habrá que esperar a ver cuándo se abren y también en qué condiciones. 

[Información completa en la edición impresa de Diario de Burgos de este miércoles]