La Junta ayudará a emplearse a quienes cuidaron dependientes

SPC
-

La consejera de Familia promete un «ambicioso» programa de apoyo a las mujeres que han dejado su trabajo para hacerse cargo de hijos o mayores

La consejera de Familia,IsabelBlanco (d), durante su visita la sede de la Once en Castilla y León. - Foto: Ical

La Junta de Castilla y León prepara un «ambicioso» programa de apoyo a las mujeres que han dejado su trabajo «para hacer un paréntesis» para el cuidado de hijos o de personas mayores y dependientes y que ahora desean regresar al mercado laboral. Así lo anunció ayer la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, que apostilló que este programa está compuesto por formación, iniciativas y ayudas a estas mujeres. Además incidió en que se hará «una apuesta clara» por el emprendimiento, en especial en zonas rurales, en colaboración con otras consejerías. Blanco, que ayer inauguró el curso formativo de empoderamiento y liderazgo en Alta Dirección para mujeres en empresas de Castilla y León, aludió a la formación como uno de los «ejes» de actuación principales por parte de la Consejería. En este caso, el curso que ayer se inauguró está destinado a 25 mujeres directivas de Castilla y León, dentro de unos cursos organizados fruto del Diálogo Social y que están destinados a mujeres, no solo aquellas que empiezan a trabajar, sino también a aquellas que tienen formación pero que quieren dar un paso más en su carrera para que puedan crear «sinergias» entre ellas y «redes de colaboración».
Por su parte, la vicepresidenta de Cecale, Ángela de Miguel, trasladó la preocupación por la igualdad en el mundo laboral, y aunque reconoció que España se encuentra en «una posición privilegiada» a nivel internacional, estimó que «todavía no estamos en los índices de igualdad que nos gustaría». En este sentido, apuntó al techo de cristal como uno de los principales problemas, porque «las mujeres no ocupan los puestos de alta dirección», lamentó.
Camas cerradas

Por otra parte, la consejera quiso responder al Sindicato de Enfermería Satse que las camas cerradas en las residencias públicas de mayores en Catilla y León se enmarcan en el acuerdo de Diálogo Social de transformar las plazas destinadas a personas válidas en dependientes. En todo caso, consideró que no llegan a las 400 camas que denunció Satse, informa Ical.
Así, Blanco apuntó que si existe una plaza ocupada por una persona válida no se puede transformar para un dependiente, y recordó que la lista de espera en las residencias de personas mayores es «muy relativa», al no ser igual que en la atención sanitaria o como ocurre en otras comunidades. «Una persona puede estar apuntada en 20 residencias y si te llaman para ocupar una plaza de residencia y renuncias, sigues estando en la lista de espera, no desaparece de la lista ni corre», explicó.
En cuanto a la petición de Satse de abrir una investigación a la Junta, la consejera de Familia apuntó que la situación es «totalmente transparente» porque las residencias de personas mayores están ahí así como las plazas que están disponibles, tal y como se acordó en el Diálogo Social.