Mil pacientes esperan para ser atendidos en Dermatología

Ó.C
-

Para paliar el problema se ha externalizado el servicio al Quirónsalud de Vitoria. El gerente del Santiago Apóstol defiende que esta medida se ha tomado «con transparencia y por el bien» de las personas

Mil pacientes esperan para ser atendidos en Dermatología - Foto: Óscar Casado

La decisión de externalizar temporalmente la atención dermatológica delSantiago Apóstol ha sido una medida polémica. Partidos políticos y otras organizaciones han criticado esta fórmula e incluso se ha realizado una manifestación para denunciar lo que se entiende como un ataque al sistema público de salud. Frente a este posicionamiento el gerente del hospital comarcal,Arsenio Vesga, defiende que en este asunto se ha actuado «con honestidad y transparencia por el bien de los pacientes». De hecho apunta que esta es «una solución aunque no sea la mejor» para los más de mil vecinos que están en la lista de espera para ser atendidos en esta especialidad.
Dermatología es el departamento que más problemas tiene en el hospital. Desde el mes de marzo no se tiene profesionales, lo que ha provocado que el número de personas en esperan para ser atendidas aumente. Además, Vesga añade que el hospital de Burgos no atraviesa tampoco una buena situación, puesto que en la actualidad tiene solo tres de sus siete plazas ocupadas «con lo cual no dan abasto», repara. 
Esto ha agravado todavía más el déficit del centro comarcal y por este motivo se tuvo que buscar otra solución más allá del hospital de referencia. El responsable del Santiago Apóstol lamenta que la falta de dermatólogos afecta a todo el sistema, no solo en la provincia o en la comunidad, sino también fuera de ella puesto que se contactó con otros públicos de Vitoria pero también sufren la carencia de estos especialistas.
Dentro de esta situación, Vesga aclara que surgió la posibilidad de contratar la atención con un centro privado, además «con una cierta cercanía» como es el Quirónsalud de Vitoria, que fue el único que se presentó al concurso público. Antes de rubricar el acuerdo, la Consejería tuvo que dar el visto bueno para una medida que se reitera que es «excepcional». 
El contrato con la clínica alavesa ya se aplica pero no quita para que se continúe con la búsqueda de dermatólogos, que se incorporen a la plantilla del Santiago Apóstol para poder empezar a pasar consulta. Pero por el momento, esta hipótesis, aunque se trabaja en ella, no se ve factible a corto plazo por lo que el gerente del centro asume que era necesario encontrar una solución para las más de mil personas que estaban a la espera de ser atendidas por un dermatólogo. 
«Algo teníamos que hacer con los pacientes», resume Vesga, que defiende que la medida de llevar temporalmente la atención al Hospital Quirónsalud de Vitoria se debe a una «responsabilidad» con las personas que acudían a su médico de cabecera o que tienen tratamiento, puesto que Vesga ensalza que «no podemos ni debemos asumir el riesgo de que entre esos pacientes existan casos que haya que ver sí o sí en un tiempo corto».
Para que no hubiera ningún enfermo de gravedad sin atender, se explica que a partir de marzo lo que se ha hecho es ir «haciendo un filtro» con la información que llegaba desde los médicos de cabecera, para que los casos que podían ser más preocupantes se pudieran atender a la mayor brevedad posible. De esta manera si se sospechaba que podía ser algo grave se trataba en Burgos, pero ahora se enviarán a los pacientes a Vitoria en función de la valoración que se haga de cada caso. «De esta manera se están enviando», relata Vesga, para ir cumpliendo con las 25 horas de atención a la semana a las que se ha comprometido el centro privado.
tiempo. Sobre el periodo por el que se prolongará la atención en Vitoria, hay que tener en cuenta que el contrato no se ha establecido para ningún plazo, aunque en el momento de sacar a concurso sí que se estimó que duraría un año con un coste de 179.000 euros y un límite de 3.500 consultas.
 «Nosotros calculamos que en un año habría que revisarlo sino se ha acabado el dinero antes», repara el gerente del hospital. En este aspecto, hay que tener en cuenta que la oferta de la clínica alavesa fue de 176.050 euros, con precios unitarios por diversos conceptos. Dentro de los procedimientos reglados están: la primera consulta, por 51 euros; las sucesivas que costarán 20 euros; la intervenciones quirúrgicas con anestesia local, que tienen un precio unitario de 117 euros; o los 64 euros que se descontarán por ejemplo para las biopsias.
Una fórmula que hace que cada paciente supondrá un gasto diferente en función de las necesidades, por lo que como asume Vesga, es difícil cuantificar el número de personas que se podrán atender en base a este contrato, mientras se sigue con la búsqueda de dermatólogos.