Fundación Lesmes redobla su apoyo a los emprendedores

A.G.
-

Desde 2017 ha acompañado la creación de 135 negocios dentro del Programa Incorpora de la Obra Social La Caixa y ahora intenta solventar las dudas suscitadas por la crisis

Sara Peña, técnica del programa de autoempleo - Foto: Luis López Araico

Estos días están siendo de mucho ajetreo y de alto voltaje emocional para Sara Peña, responsable del Punto de Autoempleo del Grupo Incorpora Castilla y León de la Fundación Lesmes. El paralización prácticamente completa de la vida económica del país como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la covid-19 ha sido un mazazo que han sentido especialmente en el pequeño comercio y en el ámbito de los servicios en general, así que se pasa las jornadas laborales con el teléfono en la mano escuchando las inquietudes de los emprendedores a los que este programa, de la Obra Social La Caixa gestionado por la Fundación, ha acompañado desde su puesta en marcha, en 2017. Su labor consiste en ofrecer apoyo, orientación y formación a posibles emprendedores antes, durante y después del inicio de su proyecto, personas que desean llevar a cabo una idea de negocio, pero que desconocen cuál es la gestión asociada al emprendimiento: los trámites que deben hacerse, qué subvenciones solicitar, etc.

La atención cercana y continuada que desde el principio se presta a cada persona que llega a la Fundación con un proyecto ha hecho que estos emprendedores se hayan convertido para Peña en lo que ella llama ‘una pequeña familia’ y reconoce que todos los días se acuesta preocupada. "Pienso en si estas personas que un día acudieron a mí ilusionadas por su idea de emprender podrán continuar con lo que estaban haciendo, para mí no son cualquiera que pasa una vez, hay gente a la que he visto en innumerables ocasiones y con las que he compartido parte de su pequeño proyecto. En estos días he tenido llamadas de angustia y de no saber por dónde salir, situaciones complicadas que se han solucionado con unas palabras de aliento y que han tranquilizado al pequeño comerciante que tanto él como su familia viven en exclusiva de su negocio". Así que se está empleando a fondo para responder a todas las dudas que le están planteando, que son muchas. 

Las primeras tuvieron que ver con el pago del alquiler de los negocios, la posibilidad de pactos con los arrendadores y si existía algún derecho que les permitiera abonar las mensualidades más adelante sin comisiones: "Luego llegaron las dudas con la liquidez, se preguntaban cómo hacer frente a las facturas de proveedores, la luz, el gas, el agua… y si existía algún tipo de  financiación para estos gastos. Y más adelante vino la preocupación por si a aquellas empresas que habían pedido el cese de su negocio de manera temporal les iba a llegar la prestación que habían solicitado, porque fueron momentos de mucho nerviosismo porque las prestaciones estaban solicitadas pero el dinero no llegaba". 

Marta Saiz tiene una tienda de productos ecológicos.Marta Saiz tiene una tienda de productos ecológicos. - Foto: Luis López Araico

También han tenido mucha incertidumbre con las moratorias de los préstamos y con la tarifa plana de autónomos, ya que, explica Peña, las novedades se suceden a un ritmo muy rápido y en ocasiones incluso las propias normas no son muy claras: "La semana pasada, por ejemplo, he tenido muchas dudas con la ayuda que ha sacado el Ayuntamiento para los alquileres de negocios, no sabía si cumplían requisitos, si era en concurrencia competitiva… Algunos me preguntaban si podían rescatar sus planes de pensiones, otros me decían que no podían demostrar la bajada de su facturación o que no sabían… Pienso que como esto ha venido de repente y el propio Gobierno tenía que ser muy rápido a la hora de implementar medidas a veces las cosas no han salido como debían". 

Peña calcula que el 50% de los emprendedores está pasando por grandes dificultades en este momento y aunque asegura que espera equivocarse, cree que, al menos, el 20% no podrá abrir su negocio o aguantar esta situación "ya que algunos ya iban muy justos y ahora se complican las ventas". Pero como hasta en las peores circunstancias siempre hay un rayo de esperanza, cuenta que la semana pasada le han llamado varias personas para hacer el plan de empresa porque en cuanto se pueda quieren abrir un negocio nuevo.

De las 135 empresas que se han montado desde 2017 con el apoyo de este servicio, que en este tiempo ha atendido a unas 400 personas, el 95% son de autónomos y el otro 5% se han constituido en forma de sociedades civiles y limitadas. La mayoría son del sector servicios (41) pero también hay de hostelería (36), comercio (30), centros de belleza (10), logística (7), construcción (6), comerciales (4) y turismo (1). Así, han abierto sus puertas panaderías, pastelerías, peluquerías, empresas de protección de datos, ropa, comerciales, una casa rural, gabinetes de psicopedagogía, comida deportiva, comida para llevar, pescaderías , carnicerías, tienda de regalos, de chucherías, centros de estética, de redes sociales, coworking y marketing digital, frutería, limpieza, juegos de mesa, consultora, coaching y locutorios.

Jorge Pérez de Arévalo abrió en febrero su propio gimnasio.Jorge Pérez de Arévalo abrió en febrero su propio gimnasio. - Foto: Valdivielso

La mayoría están en Burgos capital pero también hay otras que se han instalado en diferentes localidades de la provincia (Aranda, Miranda, Roa) e incluso en otros puntos de Castilla y León (Soria, Segovia, Palencia, Ávila). El perfil de los emprendedores se corresponde con una media de edad de entre 30 y 45 años y la gran mayoría (70%) no tienen estudios superiores. "El colectivo prioritario con el que estamos trabajando es el de personas inmigrantes, seguido de jóvenes con bajo nivel de estudios y mujeres mayores de 40 años y casi ninguno ha tenido negocios anteriores pero, aunque con excepciones, sí tienen perfil emprendedor porque viene de familias que también lo han sido".

La responsable del Punto de Autoempleo recuerda que allí se puede dirigir cualquier persona que necesite ayuda para emprender, aunque no tenga una idea de negocio sólida: "Han sido muchos los sueños que se han transformado en realidad, el espacio emprende del Ayuntamiento de Burgos nos deriva a muchas de estas personas y las oficinas de La Caixa también. Les viene bien que alguien de fuera les dé otro punto de vista distinto al de un amigo o familiar a quienes, normalmente, todo les parece perfecto".

Marta Saiz (4ECO, tienda de productos ecológicos). "Hay mucha gente que quiere ayudar al pequeño comercio pero no quiero crearme expectativas"
El negocio de Marta Saiz de productos de limpieza y cosmética ecológica, de consumo consciente del que deja la menor huella posible, iba levantando el vuelo desde que se pusiera en marcha en 2018 vendiendo muy bien a particulares y también a alguna empresa. Y aunque no ha echado el cierre estos días porque sus productos entran dentro de los llamados ‘esenciales’, el bajón que ha experimentado en ventas ha sido muy significativo desde que se decretó el estado de alarma: "A pesar de que he abierto todos los días por la mañana he tenido un parón total con pérdidas económicas muy importantes. Tengo clientes de fuera de la provincia y de otros barrios que no han podido venir a comprar y además, mucha gente no sabía si estábamos o no abiertos. Estoy tirando con el dinero que tenía ahorrado para irme de vacaciones", explica. En los últimos días sí que cree que está habiendo algo más de movimiento pero tampoco quiere ser muy optimista: "Soy realista, yo pondré todo mi parte para salir adelante y, de hecho, ya me he incorporado a la red ‘Burgos en casa’ para vender on line, me he puesto en contacto con los clientes, me he adaptado a las nuevas demandas del mercado con geles hidroalcohólicos… pero no todo depende de mí, la otra parte será lo que tenga que ser y aunque hay mucha gente que quiere ayudar al pequeño comercio, no quiero generarme muchas expectativas".

Jorge Pérez de Arévalo (Cuerpo Norte, gimnasio): "No sé cómo me irá. Quizás si la gente no va a los bares vaya a los gimnasios"
Apenas un mes antes de que todo se viniera abajo, a principios del mes de febrero, Jorge Pérez de Arévalo abría por primera vez las puertas de su negocio, Cuerpo Norte, un centro deportivo especializado en entrenamiento personalizado. Era el final de un camino que transitó de la mano de Sara Peña, del programa de autoempleo de la Fundación Lesmes y La Caixa, lleno de burocracia e incertidumbre por si obtenía los préstamos necesarios, y el principio de otro, el de dar un servicio que él, con gran experiencia en el mundo de los gimnasios, no había encontrado nunca y para el que estaba convencido de que había mucha gente interesada. Así que ya se pueden imaginar el mazazo que le ha supuesto el cese de toda actividad económica como consecuencia del estado de alarma provocado por la pandemia del coronavirus.

"He tenido que cerrar, claro, negociar el alquiler con las dueñas del local para que no me lo cobren  y de momento no lo han hecho, con lo que es un gasto muy grande que me he quitado. También he solicitado la moratoria de los créditos y aún no me han dicho nada. Las cuotas de autónomos nos las han cobrado, aunque a lo mejor en junio las devuelven, y en este sentido tengo la suerte de que al ser el primer año tengo tarifa plana y solo pago 60 euros. La mutua me paga 600 euros y con eso y un poco de dinero ahorrado que tenía y otro crédito ICO que he vuelto a pedir con una carencia de un año voy a intentar salir adelante", explica.

Sobre el futuro que le aguarda a su negocio, no tiene una idea muy clara. Lo que sí sabe es que va a ser todo mucho más difícil que antes. Las noticias que van llegando acerca de lo que será de los gimnasios indican que cuando se puedan abrir -allá a primeros de junio y si se cumplen las previsiones sanitarias- no podrán tener las máquinas juntas, solo podrá ocuparse un 30% del aforo y sin utilizar los vestuarios, además de la exigencia de incorporación de todo tipo de medidas higiénicas.  "No sé si me irá mal o si la gente, como no puede ir a los bares irá a los gimnasio, desconozco lo que me espera".