scorecardresearch

La nueva gerencia de Aguas urge más personal

J.M.
-

Avanza al consejo sus prioridades, las deficiencias a corregir y critica algunas decisiones del pasado

En la última década Aguas ha reducido su plantilla en 40 trabajadores. - Foto: Valdivielso

Dos meses después de su nombramiento, el nuevo director gerente de Aguas de Burgos, José Antonio Rodríguez, ha dado a conocer al consejo de administración las que, a su juicio, son las prioridades de la sociedad municipal que necesitan ser atendidas con urgencia. Lo ha hecho a través de un Plan Director a Corto Plazo en el que deja constancia de la necesidad de reforzar la plantilla «con carácter urgente» , en el que enumera algunas de las deficiencias a corregir en las distintas secciones y en el que también critica algunas decisiones tomadas en el pasado. 

En lo que tiene que ver con el personal, el documento recuerda que en los últimos 10 años se han eliminado 40 puestos de trabajo (se ha pasado de 119 a 79 empleados) y afirma que es preciso «la contratación de una plantilla que al menos recupere las prestaciones laborales que se han perdido en el último año». De manera particular, señala que es «de extrema importancia» la incorporación de jefes de sección, de servicio y encargados». Y es necesario hacerlo cuanto antes ya que ya ha ocurrido (y podría volver a suceder) que se marchen profesionales con una dilatada experiencia y no exista un solapamiento para que quien los sustituya aprenda de su experiencia.

También en materia de personal, uno de los asuntos que más controversia han creado en Aguas,  Rodríguez propone «la creación  de un departamento de Recursos Humanos», estrechamente ligado a la Asesoría Jurídica, para que sea, entre otras funciones, el que se encargue de «planificar» las necesidades a futuro y «coordine y realice los procesos de selección».

No se habla en ningún apartado expreso de la forma de proceder en los procedimientos para la adjudicación de contratos si bien se intuyen algunos cambios al proponer que en las mesas de contratación participe el asesor jurídico. Algo que antes no sucedía.

Más allá de estos cambios, que parecen apostar por un giro en la gestión de los últimos años, el Plan Director no oculta su malestar por «la situación que se ha encontrado esta nueva gerencia en la planta de compostaje». La califica de «muy crítica como consecuencia de decisiones tomadas erróneamente y que han obligado a tomar medidas urgentes, sin las cuales, podría haber colapsado el tratamiento de lodos». La depuradora, según prosigue, «podría haberse visto inhabilitada para realizar el tratamiento de las aguas residuales, con el consiguiente vertido al Arlanzón». Es decir, produciendo «un grave daño medioambiental».

En relación a la red de saneamiento, el documento refleja que el servicio que existe actualmente para la limpieza del alcantarillado (subcontratado a Aqualia) «es claramente insuficiente para cubrir las necesidades». Pese a ello, la decisión que se ha adoptado es la de  prorrogar el contrato tal y como está en la actualidad. Es decir, con menos recursos humanos y materiales de los que se estiman necesarios.

A juzgar por la extensión en los argumentos, una de las grandes preocupaciones  está en el servicio informático ya que, tal y como se advierte, el servicio es «de vital importancia» para la realización de la facturación, contabilidad... Dependía de un trabajador que se marchó en mayo, se lamenta que solo el autor de la aplicación conoce las especificaciones de la misma y se ha salido del paso contratando a una empresa externa. Urge sacar un nuevo concurso.