Las empresas acusan el cese de actividad de los clientes

DB
-

La conciliación de la vida personal y laboral de las plantillas también afecta al normal funcionamiento de la actividad, seguido de la caída del sector de hostelería, según una encuesta realizada por FAE Burgos al tejido empresarial local

Las empresas acusan el cese de actividad de los clientes. - Foto: Alberto Rodrigo

El cese o disminución de la actividad del cliente principal es, en estos momentos, la mayor incidencia que la actual crisis sanitaria está provocando en el tejido empresarial de la ciudad y la provincia, según los resultados de la encuesta que la Confederación de Asociaciones Empresariales FAE Burgos ha realizado a las empresas burgalesas con motivo del estado de alarma decretado por el COVID-19.

De hecho, según indicaron hoy fuentes de la patronal burgalesa, la parálisis de los clientes está afectando al 50 por ciento del total de las empresas que han participado en la encuesta realizada por FAE a una muestra de un millar de compañías. En segundo lugar, la conciliación de la vida personal y laboral de las plantillas es lo que también más está afectando al normal funcionamiento de la actividad, seguido de la caída del sector de hostelería, cuestión que repercute en el 40 por ciento de las compañías preguntadas.

Por otro lado, y como respuesta significativa, la encuesta realizada por FAE señala que el 42 por ciento de las empresas consultadas afirma que prevé que la actual situación de crisis sanitaria afectará a entre el 75 y 100 por cien de su facturación, mientras que una de cada tres considera que lo hará en hasta el 25 por ciento. Ninguna empresa ha expresado que la situación actual no esté afectando a su normal funcionamiento.

Consultadas sobre las medidas que esperan de las Administraciones Públicas para amortiguar las consecuencias de esta crisis, el 95 por ciento de ellas espera que haya exenciones y aplazamientos en materia de cotización, impuestos y otras obligaciones fiscales y tributarias; y un porcentaje igual de importante confía y reclama ayudas y subvenciones, especialmente en materia financiera para autónomos y micropymes.

El 30 por ciento de las empresas que ha respondido pertenece al sector servicios; otro 30 por ciento, a la industria; y un 20 por ciento, a la construcción. El resto, a comercio, hostelería, agricultura, etcétera. El 80 por ciento de las empresas encuestadas tiene menos de 50 trabajadores, frente al 20 por ciento que superan esa cifra.