San Miguel recupera su claustro gracias a 66.000 euros

Ó.C
-

Esta es la cantidad que ha invertido la Diputación en este proyecto, que seguirá con una segunda fase en la que el espacio se cerrará y climatizará para crear una nueva estancia en la residencia de ancianos

San Miguel recupera su claustro gracias a 66.000 euros - Foto: Á“scar Casado

s un espacio que poco a poco va mejorando su aspecto gracias a las últimas aportaciones de la Diputación de Burgos, administración que gestiona la residencia de ancianos de San Miguel del Monte, ubicada muy cerca de la frontera con La Rioja y a escasos kilómetros de Miranda. Dentro de las labores de puesta en valor, el último rincón en el que se ha actuado es uno de los más significativos, puesto que se ha recuperado la crujía norte del claustro que corresponde al antiguo monasterio levantado en el siglo XVI y del que todavía se conservan algunas ruinas más.
En cualquier caso, por parte de la Diputación ya se ha completado esta primera fase, en la que se han invertido 66.263 euros. Con esta partida, el objetivo estaba claro y no era otro que el de asegurar este patrimonio puesto que no estaba en las mejores condiciones. Esta idea la transmite también el director del centro, Isaac Puebla, quien reconoce que la primera intención se centraba en consolidar los restos del claustro puesto «que había riesgo de derrumbe», advierte.
Tras meses de trabajos, la mejora ya está terminada a la espera de poder empezar con la segunda fase. Una próxima actuación que completará lo que ya se ha iniciado con la intención de incorporar el claustro al recorrido interior de edificio, adecuándolo con una sala más de la residencia. De esta manera se ampliarían las instalaciones en unos 150 metros cuadrados, aunque para que eso sea una realidad la residencia afronta la segunda fase en la que Puebla señala que habrá que acometer una serie de obras importantes.
En primer lugar repara en que se tendrá que acristalar y climatizar, algo que será «lo más costoso» tal y como se ha previsto en las primeras estimaciones. Pero además, en el claustro también se ha planteado acondicionar los baños geriátricos que ya existen, pero en los que también es necesaria una inversión que también será sufragada por parte de la Diputación, que cuenta con casi un centenar de plazas en la residencia.
En este sentido, Puebla reconoce que desde la administración provincial «hay predisposición a seguir con el proyecto», aunque queda por concretarse la partida presupuestaria. No obstante, la intención que se ha transmitido a la dirección de la residencia es que se hará «este mismo año», a expensas de los plazos administrativos que se tienen que cumplir por parte de cualquier administración. No obstante «la Diputación ya está haciendo la estimación del coste», afirma Puebla, quien indica que las previsiones marcan que la cantidad que se destinará en esta segunda fase será «algo más alta» que la invertida en la primera, en la que por parte de Diputación se destinaron inicialmente 78.400 euros.
tareas realizadas. Respecto al proceso ya hecho, Puebla señala que las tareas se desarrollaron por parte de una empresa especializada, aunque la administración supervisó los pasos que se iban dando. En cualquier caso, la primera fase empezó con la retirada de la numerosa vegetación que cubría buena parte del claustro para «conocer el estado real de la piedra». Tras cumplir con este primer aspecto, se hizo una valoración para determinar qué fórmulas se usarían en la recuperación. Con esto claro, se actuó para lograr la recuperación y consolidación de la bóveda. Una vez superado ese punto se empezó a trabajar con la sustitución de la cubierta, donde se ha colocado además el aislamiento térmico, un aspecto que se enlaza con la segunda fase . 
Con la nueva intervención terminarán las mejoras previstas en el recinto, en el que primero se puso el foco en las sendas que vertebran el espacio amurallado y después la recuperación de los jardines de Morcuera, en los que se invirtieron 90.000 euros en 2018 gracias a la colaboración en la que también participó la Junta que dio 63.000, puesto que la actuación se realizó con un programa de formación en jardinería impulsado por el Ecyl.