La juez ve indicios de que Serna prevaricó al pagar ayudas

A.C.
-
La juez ve indicios de que Serna prevaricó al pagar ayudas

En un auto dictado el pasado día 2 señala que no debieron de abonarse al amparo de un borrador de un acta de junta de gobierno del 22 de diciembre de 2016, cuando Ciudadanos aún ostentaba la Alcaldía

El alcalde de Villarcayo, Adrián Serna (IM), va a afrontar el final de la legislatura con un auto judicial, que estudia recurrir ante la Audiencia Provincial, pero que podría llevarle al banquillo. Ante la demanda del exalcalde de Ciudadanos, Miguel de Lucio, y la exedil del PSOE, Lidia Isla, la juez del número 1 de Villarcayo considera que de los hechos «se desprenden suficientes indicios de responsabilidad criminal contra Adrián Serna», a quien le imputa un presunto delito de prevaricación por el pago de varias ayudas a empresas. Dará traslado de su auto al fiscal y a la acusación para que en 10 días formulen sus escritos de acusación y soliciten la apertura del juicio oral o el sobreseimiento.

Para llegar al origen de esta causa hay que retroceder a los tres primeros meses de 2017, justo cuando Serna ocupó la Alcaldía tras una moción de censura. Mientras los ediles del PPe IM registraban esta moción de censura el 22 de diciembre de 2016, se celebraba una junta de gobierno local con Miguel de Lucio todavía como alcalde. Como indica el auto del pasado 2 de abril y confirma Serna, «mi equipo y yo pedimos a la secretaria interventora, Rosa Prior, que nos pusiera al día de los últimos asuntos aprobados, ya que era nuestra obligación ejecutar los acuerdos que se habían tomado en las últimas juntas de gobierno local». Serna insiste que, «según la Ley de Bases de Régimen Local, un acuerdo de junta de gobierno es ejecutivo desde el día siguiente en que se toma, no desde que se firma el acta de la misma» y eso fue lo que le llevó a ejecutar los últimos acuerdos del equipo de gobierno de Cs y PSOE, aunque no disponía de las actas firmadas.

Con un «borrador» del acta de aquella junta de gobierno de 22 de diciembre, «que me fue entregada en mano por la persona que ocupaba la secretaria municipal», según indica el auto, se abonaron ayudas al Bar Arizona, y cuatro empresas más por un valor total de 26.374 euros. En aquel borrador se indicaba que «se acuerda conceder las ayudas a las personas e importes que se detallan y aprobar los pagos correspondientes». A continuación aparecía cada empresa con la cantidad que se le asignaba. El 3 de marzo de 2017, el Ayuntamiento realizó esos pagos, pero el 9 de marzo, pocos días después, la secretaria municipal envió por correo electrónico a gobiernomunicipal@villarcayo.org un acta de aquella junta de gobierno, esta vez firmada por Miguel de Lucio, en la que el punto de las ayudas había desaparecido. Ni se mencionaban.

Adrián Serna vio y ve en este hecho «un presunto delito de falsedad documental por parte de la secretaria, pero desistimos de iniciar un proceso judicial cuando se abrió éste, porque pensamos que todo se iba a esclarecer». El secretario que sustituyó a Rosa Prior señaló al juez en un informe que «el acta requerida se encuentra firmada en soporte físico, si bien simplemente acumulada junto con otras muchas, tanto de pleno como de junta de gobierno de un amplio periodo, desde 2015, sin que fueran encuadernadas en un libro oficial, lo que impide determinar la fecha efectiva de firma de éstas». Pese a ello, la juez admite solo el acta firmada y dice que «Adrián Serna, a sabiendas de que en la junta de gobierno local de 22 de diciembre de 2016, no se había aprobado ninguna subvención, dado que aún se tenían que valorar las solicitudes presentadas y resolver los requerimientos efectuados a algunos solicitantes, ordenó el pago de dichas subvenciones amparándose en un supuesto borrador de dicha junta de gobierno». La juez señala que se causó «un perjucio a las arcas municipales de 26.825 euros». Además , un informe pericial estima que las ayudas abonadas fueron superiores a las que merecían las empresas. Serna insiste en que las cantidades, salvo la del Bar Arizona, fueron correctas.