Fuentes Blancas espera la reanudación de su cuidado

C.M.
-

Los operarios de parques y jardines de retén ya talaron un chopo la semana pasada y cuando acabe el estado de alarma reanudarán trabajos pendientes para la mejora de la zona

Los trabajadores cortaron el tronco del enorme chopo. - Foto: Alberto Rodrigo

La naturaleza no entiende de alertas sanitarias y sigue su curso imparable. Los árboles que han agotado su ciclo de vida se caen y la maleza sigue creciendo. Los operarios de la unión temporal de empresas que se encarga de la gestión de los parques y jardines de la ciudad han visto también reducida su presencia como consecuencia de la situación y únicamente realizan trabajos de urgencia para garantizar la seguridad de las personas.
La pasada semana retiraron un enorme chopo caído en la zona superior de los toboganes del parque de Fuentes Blancas ante el peligro que suponía. Al parecer, fue un particular que se encontraba en la zona el que alertó al área de Medio Ambiente del Ayuntamiento, que ayer envió al retén para realizar los trabajos de retirada provisto de la maquinaria necesaria. Después de cortar el tronco, trasladaron los restos en un camión.
No es la primera vez que se caen árboles en esta zona debido a la antigüedad de los chopos. Además,  al ser una ladera muy húmeda y sombría hace que las raíces vayan saliendo a la luz y los árboles se venzan por su propio peso. Hace dos años se realizó una limpieza como consecuencia de las obras de remodelación de este entorno (cambio de los toboganes y siembra de hierba) pero habría que seguir actuando para mejorar este zona de Fuentes Blancas, que es de titularidad de la Junta de Castilla y León.
Durante estas últimas semanas  también se siguen retirando los árboles que se han cortado en la zona de Fuente Prior norte a través de un contrato menor, así como también se ha contratado la poda de otro enorme chopo. 
De este modo, los retenes de parques y jardines están aprovechando también estos días para  limpiar la maleza de los caminos de la Quinta y Fuentes Blancas. 
mantenimiento. El mantenimiento de las zonas verdes se ha ralentizado, al no ser un servicio esencial, pero que habrá que retomar cuando la situación vuelva a la normalidad con labores de poda y siega para garantizar su buen estado de conservación, que a su ver redunda en el medio ambiente. 
Cabe recordar que como consecuencia de los últimos temporales  se han registrado unas 300 incidencias, que han tenido como consecuencia el derribo de  muchos árboles  y otros han tenido que ser cortados por el mal estado en el que han quedado y su evidente peligro de desplome. Con otros, inclinados por las fuertes ráfagas, se ha procedido a su enderezamiento y acuñe, y a la mayoría ha habido que cortarles las ramas dañadas y reducirles la copa. Los vientos no han respetado a los ejemplares de gran porte -como una acacia del calibre 100 frente al Hotel Abba, el chopo de 150 en Fuentes Blancas, el álamo de 130 en la avenida de Cajacírculo, el paraíso de calibre 100 en el parque de Cruz Roja o los dos olmos de 100 en la Isla- ni tampoco a los más pequeños. 
Los parques de Fuentes Blancas  y la Quinta fueron los más afectados y se llevaron la peor parte.