Los pueblos más pequeños, en defensa de sus consultorios

Adrián del Campo
-

Haza lleva meses sin recibir atención. La Sequera y Villatuelda sufren variaciones en las visitas médicas ya programadas

El consultorio de La Sequera, cerrado este lunes contra pronóstico. A pesar de ello, continúa recibiendo dos atenciones médicas. - Foto: A. del Campo

La reforma de la sanidad en la Comunidad, en la que está trabajando la Junta de Castilla y León, gobernada por PP y Ciudadanos, está generando muchas polémicas, sobre todo en el medio rural. A falta de datos más concretos, el PSOE de Burgos criticó "la intención" del Ejecutivo autonómico de "concentrar los consultorios médicos dejando fuera a los municipios de 50 vecinos". Los cálculos de los socialistas, explicados recientemente por la secretaria provincial, Esther Peña, dejan una conclusión clara en la Ribera: Haza, La Sequera de Haza y Villatuelda perderían sus consultorios al tener 26, 31 y 40 habitantes, según el INE, respectivamente. Estos tres son los únicos municipios que no llegan al medio centenar de censados en la comarca. Al límite de verse afectados por la reordenación de los servicios estarían otras dos localidades ribereñas: Oquillas y Brazacorta, ambas con 55 empadronados.

Actualmente los tres pueblos con menos vecinos del sur de la provincia cuentan con consultorio médico. Los alcaldes y los vecinos coinciden en reclamar la permanencia de un servicio que consideran "básico" e incluso se plantearían llevar a cabo "movilizaciones o protestas" para defenderlo. "Nos parece fatal que se piense en quitar los consultorios. Es inaceptable y totalmente condenable. Es consecuencia de las políticas de recortes del PP, que ahora se han visto reforzadas con la entrada de Ciudadanos. Ya nos han ido quitando servicios con las escuelas, el transporte... la sanidad ya sería lo último. Pasaríamos a ser ciudadanos de tercera", asevera el alcalde de La Sequera de Haza, el socialista Roberto Arroyo.

El regidor de Villatuelda, el popular Ángel García, declara que el cierre sería "muy malo" para su pueblo. "Ir a Torresandino sería la alternativa, que está a cuatro kilómetros, pero la distancia es lo de menos. El problema es que los más mayores van a necesitar de terceros para ir al médico. Lo que van a conseguir es que la gente mayor se vaya a ciudades más grandes", expone.

Ambos alcaldes, el de La Sequera y el de Villatuelda, apoyarían salir a la calle si se confirmara el cierre de los consultorios. "Habría que hacer algo, manifestarse o algún tipo de protesta", afirma Arroyo. Los dos reclaman que por lo menos se mantengan los servicios como hasta ahora, con una visita a la semana. Más comedido es el regidor de Haza, Antonio Muñoz. El representante de Ciudadanos afirma que su consultorio lleva sin recibir médicos ni enfermeras "desde antes de las elecciones". "Dejaron de venir sin dar ninguna explicación", añade. Es el único que se muestra comprensivo al entender que "es difícil mantener las consultas" en todos los pueblos.

Actualmente La Sequera y Villatuelda mantienen sus consultorios activos, al menos con dos visitas semanales, una médica y otra de enfermería. Sin embargo, también ellos padecen ya deficiencias en la prestación del servicio. Basta con acercarse a los pueblos y comprobarlo. Ayer, según el Ayuntamiento, en La Sequera había asistencia, pero el centro estaba totalmente cerrado. Solo se podía leer un papel que cambiaba el turno médico de la semana. En Villatuelda ocurre lo mismo, variaciones en los calendarios que se anuncian con un cartel en la ventana. Y es que en sitios tan despoblados y envejecidos a veces este es el recurso que queda.

La estampa de los tres pueblos citados es muy similar en una mañana de lunes. Las calles permanecen en un silencio que solo rompen dos vecinos que frecuentan el bar, caso de La Sequera. Ellos también reivindican salvar los consultorios para asegurar "un seguimiento más personalizado de los problemas de los mayores". Además indican que muchas de las mujeres que viven en los pueblos son viudas y "nunca han conducido". "Un taxi a Aranda te cuesta 50 euros ida y vuelta", sentencian.

En Villatuelda la imagen se repite. Solo la bocina del panadero saca a los vecinos de casa. Aquí los más mayores se resignan a aceptar que "aquí no quiere venir ya la médica". Mientras otros, los que tienen que hacer de ‘taxistas’, como Jorge, el más joven del pueblo con 66 años, explican que perder el consultorio obligaría a tener que moverse a los ancianos. Haza, ya sin atención, por lo menos en la práctica, arroja la imagen más dura. No se ve un vecino en la calle al que poder preguntar sobre la polémica autonómica, solo dos perros rompen el silencio de un pueblo que inevitablemente hace pensar en la España Vacía.