Prado Marina vende una cuarta parte de su suelo sin edificar

ADRIÁN DEL CAMPO
-

Actualmente hay abiertas dos grandes operaciones para la llegada de empresas foráneas que comprarían casi 70.000 metros cuadrados. Su localización y sus servicios hacen atractivo el polígono

Polígono industrial de Prado Marina en Aranda de Duero. - Foto: A. del Campo

El polígono de Prado Marina ha vendido una cuarta parte, en total 88.000 metros cuadrados, de su suelo sin edificar en apenas dos años. En junio de 2018 CaixaBank se hacía con toda la superficie libre de la citada zona industrial de Aranda, que representaba 318.000 metros cuadrados, y ahora, según datos aportados por la propia entidad bancaria, quedan disponibles 230.000 metros cuadrados. La evolución de la comercialización en los dos últimos años ha sido "bastante buena", como destaca la encargada de llevar las ventas, Mamen Matesanz, de la inmobiliaria arandina Inmoba.

Aunque no hayan trascendido los nombres de los compradores de los citados 88.000 metros cuadrados por aquello de la confidencialidad de las empresas, se puede suponer que esos datos son buenas noticias para la capital ribereña porque la compra de suelo industrial significa o el crecimiento de factorías ya asentadas o la llegada de nuevas firmas a la ciudad. La concejala de Promoción Industrial, Olga Maderuelo, celebra las cifras: "Obviamente es muy positivo que vengan empresas a Aranda".

Matesanz reconoce que la crisis del coronavirus ha paralizado algunas de las conversaciones que se venían manteniendo, pero confía en que finalmente se concluyan. La gerente de Inmoba confirma que hay abiertas negociaciones para la llegada de dos grandes empresas a la capital ribereña, una de las cuales se haría con 40.000 metros cuadrados de Prado Marina y la otra con 30.000. "Yo tengo mucha esperanza", declara Matesanz apuntando que son compañías de algunos de los sectores que están sobrellevando mejor la crisis, como son el logístico y el de materiales de uso diario. La comercializadora también detalla que son dos compañías de fuera de la Ribera, pero no da nombres. Insiste en que la confidencialidad es vital en estos casos.

La concejala de Promoción Industrial también es optimista de cara al futuro de las zonas industriales de Aranda. Olga Maderuelo reconoce que "estamos en la época de la COVID-19 y que es muy complicada económicamente", pero también ve "oportunidades" en esta crisis. "Estamos en una zona muy bien situada y estamos cerca de Madrid. Creo que después de esta crisis las empresas van a buscar lugares donde puedan instalar sus fábricas y no tengan los problemas que puede tener una gran ciudad en un momento como el actual. Ahora las ciudades intermedias se están revalorizando un montón", expone la edil del PP.

El Ayuntamiento está aprovechando la situación explicada por Maderuelo para intentar que lleguen "más empresas y en la localidad haya más puestos de trabajo". La concejala admite que mantienen conversaciones "con varias empresas interesadas en venir a Aranda". "Estamos esperanzados, pero no queremos decir nombres porque son temas que todavía se están negociando", añade.

A pesar de que las grandes marcas son las que acaparan titulares, el crecimiento de las empresas locales también es importante. En este sentido, Mamen Matesanz avanza que dos compañías de Aranda tienen prácticamente cerrada la compra de 4.000 y 3.000 metros cuadrados en Prado Marina para sus respectivas ampliaciones. La comercializadora afirma que la clave del ritmo de ventas está en el precio del suelo, que es "muy competitivo", en que se trata de un polígono "nuevo, con calles nuevas, anchas, buenos accesos y una vía de tren que llega hasta el mismo polígono", algo "muy valorado" por las empresas.