5 años de cárcel por un atraco con 200 euros de botín

I.E.
-

Arrastró a la empleada de la tienda de lencería Mírame -calle San Pablo- a la caja registradora y luego la encerró en un cuarto

5 años de cárcel por un atraco con 200 euros de botín

Un delincuente habitual de la capital burgalesa va a pasarse otros cinco años ‘a la sombra’ por un atraco a mano armada en el que no logró un botín precisamente jugoso, 200 euros escasos que logró llevarse tras violentar a la empleada de una tienda de lencería de la calle San Pablo, Mírame. A esa pena se une otra de 3 años de prisión por otro robo que cometió 24 horas antes en un gimnasio del barrio de Gamonal, según la sentencia del Juzgado de lo Penal 2 a la que ha tenido acceso este periódico.
Los hechos ocurrieron en el verano del pasado año. El día 11 de julio, a las 11 de la mañana, el ahora condenado entró en el establecimiento de ropa interior femenina situada en la calle San Pablo, 25. Iba ataviado con gorro, gafas de sol y esparadrapo en los dedos, con el fin de no dejar huellas en el lugar. Se dirigió a la trabajadora del local, que se hallaba sola e intentó abandonar el establecimiento nada más reparar en la indumentaria del sujeto. Pero el ladrón se lo impidió. La agarró del brazo y la arrastró hasta la caja registradora, mientras le exigía que le entregara todo el dinero y le mostraba un cuchillo que portaba en la mano derecha. En este golpe el delincuente logró llevarse la ‘friolera’ de 200 euros. Antes de irse metió a la mujer en un cuarto y le ordenó que no saliera, tras lo cual se alejó del local, antes de lo cual se quitó el gorro.
No era el primer robo que cometía en esas fechas. Un día antes, a las 17,30 horas, el sospechoso accedió a un gimnasio del barrio de Gamonal, en la calle María Amigo. Una vez allí fracturó el mostrador, que se hallaba cerrado, forzó un cajón y se apoderó de 374 euros. En esa ocasión no agredió ni amenazó a nadie.
El mismo 11 de julio la Policía Nacional practicaba un registro voluntario en el domicilio donde residía el acusado -de permiso penitenciario- en los días de los hechos. Allí los agentes encontraron la ropa con la que aparecía el ladrón en la grabación de la cámara de seguridad del gimnasio que asaltó en Gamonal. También aparecieron unas zapatillas deportivas y unas gafas de sol, marrones y azules, iguales a las que se apreciaban en las imágenes de los dispositivos de seguridad situados en la tienda de lencería.

[más información en la edición impresa]