CaixaBank unirá la sede de Arenal y Comuneros en una 'store'

Ó.C
-

La decisión supone el cierre de la primera sucursal, mientras que en la segunda se ampliarán y mejorarán las instalaciones

CaixaBank unirá la sede de Arenal y Comuneros en una 'store'

Los tiempos cambian y las oficinas bancarias también evolucionan. Con esta idea CaixaBank va a mejorar sus instalaciones en la ciudad, con la creación de la que será su segunda store, un nuevo concepto que llegó a la ciudad en el 2016 cuando la entidad bancaria desarrolló esta idea en su sede central de San Agustín. En esta ocasión, la renovación se realizará en el local que la entidad ocupa en Comuneros de Castilla, donde cuando terminen las obras también se centralizará la atención que por el momento se presta en la oficina ubicada en la calle Arenal.

Esta fusión significará el cierre de este espacio, aunque se resalta que la medida no acarreará una perdida de puestos de trabajo, ya que al acometer la ampliación en Comuneros los trabajadores que desarrollan sus funciones en la que sede que se clausurará pasarán a la nueva store. "Se conservan todos los puestos de trabajo", se reitera por parte de la entidad, aunque por el momento habrá que esperar para conocer si los empleados que actualmente desarrollan su actividad en Arenal desempeñarán sus funciones en Comuneros o no. Siempre con la premisa de mantener los puestos de trabajo que actualmente hay entre las dos.

Otro de los aspectos que se manifiestan por parte de la entidad es que este movimiento responde a "una demanda a mayores de la que ya existe" por lo que se podrá atender a un mayor número de personas con más facilidades en las nuevas instalaciones. Además, también se pone sobre la mesa que esta nueva medida trae consigo "una inversión potente que hacemos para la ciudad y además cumpliendo con la demanda de la clientela", en base a la experiencia que se tiene en la store de San Agustín, que se considera positiva en los cerca de tres años que lleva en funcionamiento, puesto que se inauguró en diciembre de 2016.

De esta manera, la nueva instalación tendrá las mismas características que se tienen en la sucursal de este tipo ya habilitada, por lo que por ejemplo se mejorarán los cajeros, pero también se creará un espacio más abierto en el que poder atender a los clientes. Un aspecto que se defiende ya que las personas que acuden "están más cómodas en este tipo de oficinas", se resalta por parte de la entidad "porque son mucho más modernas, con mejores aplicaciones tecnológicas y además albergan más servicios" en comparación con las tradicionales oficinas. Un concepto, el antiguo, que cuando se terminen las obras en Comuneros de Castilla y se cierre Arenal solo se mantendrá en la calle Vicente Alexandre.

Esto se espera que suceda de manera orientativa a finales de año, aunque por parte de CaixaBank se mantiene una actitud prudente sobre los plazos puesto que se entiende que a pesar de que las obras empezaron la semana pasada, esta es una actuación compleja en la que hay muchos aspectos que instalar, por lo que habrá que esperar para fijar con mayor exactitud el momento en el que se pondrá en marcha esta nueva sede.

Lo que sí que se indica es el volumen de clientes que se atenderá en Comuneros de Castilla, puesto que la suma actual contando Arenal, es de 8.200 clientes. En cualquier caso, la nueva store será la oficina en la que se acumule un mayor número de clientes, puesto que en el momento de la apertura en San Agustín se llegaba a los 7.000.

 

EVOLUCIÓN

Con esta modificación la ciudad vuelve a perder una oficina, aunque este caso por lo menos conlleva la ampliación de otra. No siempre ha sido así y en una década la centralización de los servicios, la crisis y las fusiones entre entidades han provocado una importante reducción del número de sucursales. En 2008 Miranda contaba con más de cuarenta y diez años después la cifra se queda en veinte.Uno de los lugares en los que más se nota este descenso es en el centro, en especial la calle La Estación que llegó a tener 17 oficinas abiertas. Otros puntos, como la calle Vitoria, también han sufrido este descenso.