Burgos: calles desiertas, silencio sepulcral

DB
-

Sin viandantes ni vehículos, la calma se impone en el centro de la capital burgalesa

Segundo día laborable desde que fuera decretado el estado de alarma en el país. Cinco de la tarde en Burgos capital. Apenas una persona cruzando la calle Santander. Sin viandantes ni vehículos, el silencio sepulcral se impone en el centro de una ciudad confinada entre paredes.